Montillo, el reemplazante

Hasta él se sorprendió. Hoy, el ex San Lorenzo que juega en el Santos de Brasil tendrá la difícil misión de ocupar el lugar de Lionel Messi.

Viernes 07 de Junio de 2013

Cuando vio su nombre en la lista de Alejandro Sabella para los encuentros de clasificación de la Copa Mundial de Brasil ante Venezuela y Bolivia, en marzo de 2013, Walter Montillo no era exactamente un novato. Ni en edad (estaba a punto de dejar atrás los 29 años) ni en términos de experiencia con la Albiceleste: se trata de un futbolista que en 2003 viajó con su selección a la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA celebrada en los Emiratos Árabes Unidos, y cuya primera convocatoria con el combinado absoluto se remontaba a septiembre de 2011. Sin embargo, su historia no es sencilla.

Porque una cosa es ser llamado para el Superclásico de las Américas, torneo en el que Brasil y Argentina se comprometen a llevar únicamente a futbolistas que actúan en sus respectivos países (fue el caso del volante en aquella primera oportunidad, en 2011, y también al año siguiente), y otra formar parte del plantel cuando el seleccionador tiene a todos los jugadores a su disposición, lo que ocurrió el pasado mes de enero, en el amistoso contra Suecia. Y también es distinto figurar en una lista de partidos oficiales de la competición preliminar, y ser además titular. Ésta ha sido la trayectoria de Montillo, durante mucho tiempo considerado, en su país, una promesa que no había fructificado.

“No puedo negar que fue una sorpresa. Una linda sorpresa”, admitió el mediapunta del Santos en declaraciones a FIFA.com en la previa de otros dos choques por Eliminatorias, Colombia y Ecuador. “Un futbolista nunca debe desistir de llegar a su seleccionado, pero lo cierto es que yo lo veía como algo muy distante. Nunca me rendí, pero lo consideraba algo difícil”.

Ha tardado, pero ahora Montillo puede hablar utilizando la primera persona del plural para referirse a los mejores de su país. Desde la época en que se dio a conocer en San Lorenzo hasta que empezó a brillar pasaron unos cuantos años: una cesión al Monarcas Morelia mexicano, una decepcionante vuelta al Ciclón, la ascensión en la Universidad de Chile y el reconocimiento definitivo en el fútbol de Brasil, primero con el Cruzeiro y ahora en el Santos. Al menos, su consagración parece haberse producido en el momento adecuado, en vísperas de una Copa Mundial de la FIFA y con muchas opciones de que Argentina esté entre los favoritos.

“Todavía queda un largo camino, empezando por estos partidos difíciles contra Colombia y Ecuador, pero la verdad es que, desde los tiempos de Kempes y Maradona, Argentina tiene que entrar como candidata, no puede ser diferente. Y aún más ahora, que tenemos al mejor del mundo”, admite el mediapunta, para quien participar en esta cita mundialista tendría un cierto aire de familiaridad. “Bueno, no sé si sería como jugar en casa, pero ya hace tres años que estoy aquí. Sería diferente, al conocer los estadios, y a la mayoría de los jugadores del seleccionado brasilero… Sería bárbaro”.

Fuente: FIFA.com

¿Te gustó la nota?