Un joven tomaba sol al borde del lago Kalamalka, en Canadá, cuando llegó un animal que empezó a acariciarlo. Un amigo lo filmó y lograron este tierno video.