El presidente electo iraní, Hasan Rohani, que este fin de semana asumirá sus funciones, aseguró el viernes que Israel es una "herida" en el mundo islámico lo que provocó una fuerte reacción del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"En nuestra región, hay hace años una herida abierta en el cuerpo del mundo islámico bajo la sombra de la ocupación de la tierra sagrada de Palestina y de nuestro querido Qods (Jersualén)", dijo Rohani en declaraciones transmitidas por la televisión estatal.

"Este día es un recordatorio de que los musulmanes no olvidarán su histórico derecho y continuarán haciendo frente a la agresión y la tiranía", añadió Rohani, considerado como un clérigo moderado en la arena política iraní, con motivo del desfile anual por la jornada de Al Qods de solidaridad con los palestinos y contra Israel.

Sus declaraciones se alinearon con la política iraní de apoyo a la causa palestina y de rechazo a Israel como Estado, una línea inamovible de la política exterior de la República Islámica desde su creación en 1979.

Un día antes de asumir el cargo, las declaraciones de Rohani fueron mal transmitidas por la prensa iraní.

En un primer momento las agencias Mehr e Isna habían agregado que el presidente Rohani también declaró que "esta herida debe desaparecer".

Isna reconoció su error y corrigió su despacho. La agencia Mehr modificó el cable enviado sin dar explicaciones.

Pero fue sobre la base de las primeras declaraciones, erróneas, transmitidas por la prensa iraní que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reaccionó.

"La verdadera cara de Rohani ha sido desvelada antes de lo previsto [...] Aunque los iraníes nieguen luego estos comentarios es lo que él piensa y reflejan los planes del régimen", dijo Netanyahu en un comunicado.

"Cambió el presidente en Irán pero no su objetivo de construir un arma nuclear para amenazar a Israel", agregó. Rohani, un clérigo considerado moderado en la arena política iraní, ganó la elección presidencial del 14 de junio apoyado por una coalición de moderados y reformistas.

Se presentó como un defensor de una política "de diálogo constructivo con el mundo" sin ceder sobre los derechos nucleares de Irán, acusado por Israel y las potencias occidentales de buscar dotarse del arma atómica. Lo que Irán siempre negó. En su primera conferencia de prensa Rohani rechazó una eventual suspensión del enriquecimiento de uranio.

Un mes después de la elección presidencial en Irán, Netanyahu había estimado que Rohani era "un lobo disfrazado de oveja" y que no había que equivocarse sobre su naturaleza.

Antes de dejar el cargo el sábado, el presidente saliente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, también denostó a Israel ante miles de manifestantes.

"Les informo con Dios como testigo que una tormenta devastadora está en camino para eliminar las bases del sionismo", dijo Ahmadinejad, Israel "no tiene un lugar en esta región" añadió. Irán no reconoce la existencia de Israel y los responsables iraníes califican al Estado hebreo de "régimen sionista ilegítimo".

Las imágenes de la televisión estatal mostraron cientos de miles de personas desfilando en ciudades de todo el país cantando "Muerte a Israel" y "Muerte a Estados Unidos". Irán organiza en todo el país manifestaciones contra Israel con motivo de la jornada anual Al Quds, ue se celebra todos los años desde la revolución islámica de 1979 el último viernes del ramadán, el mes de ayuno musulmán, para apoyar la causa palestina.

Fuente: NA