Si se compara año contra año, los números no son buenos para los talleres que colocan equipos de GNC. Sin embargo, si se analizan los últimos cinco meses, el sector observa un crecimiento que, si bien no alcanza a equiparar lo perdido en el inicio de año, no deja de ser importante.

La conversión de vehículos en la provincia creció en diciembre casi un 28 por ciento más que el mismo mes del año anterior, 2016. Desde agosto pasado la colocación de tubos de GNC en los coches de Santa Fe muestra un crecimiento. Si te toma en cuenta este período (de cinco meses) la suba se acerca al 17 por ciento.

Los datos oficiales, publicados por el Enargas (Ente Nacional Regulador de Gas) reflejan el escenario actual. En diciembre último, 759 vehículos se pasaron a gas; contra 593 del 2016.

LEER MÁS: Aumentó un 6% la nafta en Santa Fe y la premium ya pisa los 28 pesos el litro

A pesar del crecimiento registrado en la última parte del año, los talleres tuvieron que atravesar un 2017 complicado. En algunos meses de la primera mitad de año la caída en las ventas alcanzó el 50 por ciento.

Si se analiza el año completo, la lectura podría ser distinta, ya que la conversión de autos a GNC registró en 2017 una caída interanual del 27 por ciento si se lo compara con 2016. En número absoluto, en la provincia hubo 8.291 conversiones a GNC durante el año pasado, contra 10.520 del año anterior.

LEER MÁS: Empujado por la suba de la nafta, la Revisión Técnica Obligatoria alcanza los $860

¿La revancha del GNC?

En cierto modo, lo que pasa con la demanda de equipos GNC refleja parte de la economía argentina. Se trata de la actitud de los automovilistas, quienes vuelven a elegir el GNC como combustible ante los incrementos de las naftas que en 2017 alcanzaron el 37 por ciento.

Cabe recordar que la adecuación del costo del gas en boca de pozo provocó el inevitable aumento de precios. Según los especialistas, esto había reducido al mínimo la brecha que separaba al GNC de la nafta y extendiendo el plazo de amortización de los equipos de conversión.

Los sucesivos aumentos de los líquidos reflotaron la conveniencia del gas. Ahora, la diferencia entre ambos combustibles comenzó a extenderse. Según publica el portal "surtidores.com", si se llega a concretar una nueva suba de la nafta, la distancia volverá a ser de "3 a 1" como lo fue históricamente.

A nivel nacional, el escenario es similar al de Santa Fe. Según el Enargas, en diciembre la suba trepó al 27 por ciento respecto al mismo período de 2016.