Ovación
Miércoles 01 de Noviembre de 2017

Neyen Chauque: "Mi sueño es dirigir un Mundial"

El pequeño árbitro le contó su historia a UNO Santa Fe, luego del debut en las inferiores de la Liga Santafesina. "Aspiro a poder se justo y cuando entre a la cancha que la gente no insulte ni haya agresiones", enfatizó

Está en boca del mundo deportivo. Por su frescura, por su sonrisa y por ese sueño que está haciendo realidad desde pequeño. Nació el 20 de junio de 2004 en Neuquén pero a los pocos días se trasladó a Desvío Arijón.

Su pasión por el arbitraje lo llevó a prestarle más atención que el juego en sí. Neyen Arel (NdR: respiro ardiente de la vida en mapuche) Chauque, nieto del conocido músico Rubén Patagonia, relató de manera pormenorizada su historia de vida: "En realidad, más allá de que me gusta mucho el fútbol, desde chico me llamaba mucho la atención de la figura del árbitro, así que empecé a interiorizarme en todos los aspectos del arbitraje hasta que lo tomé como mi carrera".

Con apenas 13 años consiguió tal vez, lo que nunca hubiera imaginado: "Desde hace mucho tiempo me comuniqué con las Escuelas de Árbitros pero por mi edad no podía, una vez llegué hasta la Escuela de Rosario y hablé con Andrés Vilchez, él me dijo que espere un poco. Se comunicó con Sergio Pezzotta quien me habilitó para empezar el curso allá en Rosario. Ellos me permitieron comenzar el curso".

La noticia, al correr rápidamente, llegó a los oídos de la Liga Santafesina, que por una cuestión de cercanía le ofreció al pequeño Chauque poder continuar sus estudios en la capital provincial. Y así lo relató el protagonista: "Acá en Santa Fe me abrieron las puertas y entonces tengo dos veces a la semana tareas. Los miércoles por la tarde hacemos las pruebas físicas en el predio de la Liga y los viernes son las clases teóricas en la sede de la Liga".


Chauque2.jpg



El gran debut
Chauque tuvo su bautismo de juego el pasado fin de semana en los partidos que las categorías 2006 y 2008 de Newell's y Ciclón Racing en el Miguel Franconieri. En este sentido, apuntó: "La verdad que al principio uno sintió un poco de nervios en los primeros minutos del primer partido, por allí encima con algunos gritos no colaboraban desde la tribuna. Pero afortunadamente después me fui soltando, los chicos colaboraron, se enteraron que el primer partido y todos tuvieron la mejor onda".

Al momento de mencionar los referentes en esta profesión, no duda en expresar que "Patricio Loustau para mí es uno de los mejores de la Argentina y el que más me gusta.".


Embed



Entró en la historia
El hijo de Aluminé y Jeremías y hermano de Liwen cursa el primer año en la Escuela Secundaria pero sabe que a la par, debe redoblar esfuerzos y dividir su tiempo para seguir el camino del progreso. "Cuando jugaban mis compañeros, me decían que fuera el árbitro, de esa manera me empezó a gustar mucho, veía los partidos y siempre apuntando al enfoque arbitral, veía documentales como era la actuación de un árbitro desde que salía del hotel hasta que terminaba un partido".

Cada persona elige un camino y trabaja por objetivos en sus distintas etapas de la vida. El pequeño Neyen demuestra en cada una de sus respuestas la notable madurez y en la parte final enfatizó: "Sabía que un chico español de 15 años era el más joven hasta que aparecí yo. A veces abro el face y un montón de gente comparte la publicación y no lo puedo creer. Veo páginas que venden equipamiento para árbitros y es increíble como se hicieron eco. Yo aspiro a poder ser justo y cuando entre a la cancha que la gente no insulte ni haya agresiones. Sueño con poder dirigir la Liga, pasar a Primera y dirigir un Mundial, que es el gran sueño de todos los árbitros".