La columna de Stamateas
Domingo 08 de Julio de 2018

Activar la creatividad puede ser la clave del éxito

Innovar y reinventar siempre son palabras que resultan un puente hacia algo mejo. ¿Por qué?

BERNARDO STAMATEAS.jpg
Si sos una persona generadora de ideas, necesitás saber que en todo proceso creativo surgen ciertos factores, que pueden ser externos o internos como personas y emociones, que buscarán hacer que tus ideas no vean la luz. Si anhelamos activar la creatividad en nuestra vida, necesitamos considerar algunos principios que resguardan nuestros sueños para verlos convertidos en realidad. Veamos...

En primer lugar, es importante no contarle nuestras ideas a personas que siempre intentan boicotearlas o, en el peor de los casos, apropiárselas. Es fundamental, cuando de sueños se trata, no abrirle nuestro corazón a cualquier persona sino solo a aquellas que se alegran de nuestro bienestar y avance. Dicha actitud nos librará de la opinión ajena.

¿Por qué a veces la aparición de una idea nueva provoca malestar y envidia? En el fondo, que alguien acepte o rechace una idea depende de la capacidad de esa persona para llevar a cabo una idea que no proviene de su mente. No todo el mundo es capaz de celebrar el talento de los demás. Esto sucede no solo en ambientes laborales sino en todo lugar donde haya gente interactuando y relacionándose.

Una manera altamente eficaz de activar la creatividad es reírnos todo lo que podamos. Sí, leíste bien: tenés que procurar reírte (si ya lo hacés, un poco más) cada día. La risa genera ideas novedosas y es un estimulante natural para la salud. En oposición a esto, podemos decir que el mal humor y un estado de ánimo caído es uno de los peores enemigos de la creatividad.

Otro destructor de la creatividad es la rutina: hacer las cosas siempre del mismo modo. La monotonía apaga la inspiración. Si bien, necesitamos una cuota de rutina a diario para mantener el orden, una forma de contrarrestarla para generar ideas es aprender a preguntar. Existen dos clases de pensamiento: el convergente y el divergente.

El convergente consiste en formular una pregunta que tenga una respuesta: "¿Cuándo se declaró la independencia de Argentina? Frente a este interrogante, si no sabemos la respuesta, recurriremos a un libro o alguna fuente de internet y este será un dato. Este tipo de pensamiento no invita a pensar. Por el otro lado, el divergente es la clase de pensamiento nacido de una pregunta sin respuesta. Aplicarlo nos conduce a pensar, a razonar: "¿Por qué se declaró la independencia de Argentina?". Practicar este tipo de preguntas incrementa nuestra capacidad de generar ideas originales.

Otro gran enemigo de la creatividad, muy común por estos días, es el estrés. Mucha gente actualmente vive estresada. Por lo general, quienes más se estresan tienen personalidades que presentan los siguientes rasgos:

* Compiten con los demás.
* Están siempre acelerados.
* Son ambiciosos.
* Se preocupan en demasía.
* Su actitud frente a la vida suele ser negativa.

El agotamiento, tanto físico como mental, nos debilita y disminuye nuestra capacidad de innovar. Si te sentiste identificado leyendo estas líneas, no desesperes. Siempre estamos a tiempo de cambiar, de modificar nuestras condiciones de vida para empezar a relajarnos y generar ideas que nos ayuden a crecer. Si bien hay muchas personas estresadas, hoy más que nunca contamos con recursos efectivos para evitar o salir del estrés.
Comparto a continuación cuatro técnicas para activar nuestra creatividad:

1. Pensar más
El cerebro es un músculo que hay que ejercitar al igual que cualquier otro músculo del cuerpo. ¿Cómo lo ejercitamos? Proveyéndole información. El conocimiento es una parte fundamental en la generación de ideas y este debe ser actualizado regularmente. A veces cometemos el error de informarnos solo de aquello que es de nuestra preferencia pero cuantos más datos de todo tipo tengamos a disposición, de más material dispondremos para la creación. Es imposible vivir (y depender) de lo que aprendimos cuando éramos chicos porque el mundo no para de transformarse.

2. Leer más y variado
La lectura variada nos brinda la posibilidad de captar nuevas ideas, aplicarlas, estar al tanto de los últimos cambios y, sobre todo, de renovar nuestra forma de pensar y desechar todo lo que no nos sirve.

3. Observar más
Para ser más observadores se necesitan dos elementos: atención y curiosidad.

4. Procurar la compañía de personas creativas
Si queremos ser creativos, deberíamos acercarnos a aquellos que tienen sueños y los cumplen con valor, esfuerzo y pasión. Pues esas son las clases de personas que, no solo le agregan valor a nuestra vida, sino que nos inspiran para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. Se las conoce como "conexiones de oro".

La creatividad vive dentro de nosotros, solo es cuestión de poner en práctica algunas de estas posibles técnicas y otras que puedas conocer para activarla y sorprendernos de cuán lejos nos puede conducir.