Esta fecha fue fijada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la cual decide designar este día a fin de visibilizar y dar a conocer la presencia del maltrato en la vejez como mecanismo perverso de trato a las personas mayores, las múltiples formas de presentación que posee, las posibilidades de prevención, y la necesidad de creación de conciencia social y política acerca de lo inaceptable y traumático de este tipo de situaciones vividas.

Afortunadamente, se fueron creando programas de relevamiento, investigación y capacitación respecto a la erradicación de la violencia en la vejez, donde se promueve a partir de su implementación el compromiso de los gobiernos y de la comunidad mundial para el abordaje de tan necesario desafío.

En esta fecha, además de todos los días, los profesionales que trabajamos con adultos mayores, pedimos por los buenos tratos a las personas de edad.

Nos oponemos a los abusos y los sufrimientos infligidos a nuestras generaciones mayores.

Promulgamos el respeto y el trato digno, la no discriminación y la eliminacion de prejuicios a esta franja etarea.

El viejismo, en cualquiera de sus formas rebaja a la persona, la cosifica, le reduce los derechos de los que debe estar revestido y por los cuales gobiernos, instituciones, profesionales, familia, y los mismos adultos deben luchar.

Recordemos que la edad no quita derechos. Tratemos bien. Cubramos necesidades. Generemos oportunidades. Por ellos, por todos y porque Nosotros también vamos a venir viejos...