La columna para la mujer
Martes 06 de Febrero de 2018

Vivir para los demás

Hay mujeres que viven pendientes de su familia. Todo lo que hacen lo hacen es para un tercero, no para sí mismas y eso muchas veces les juega en contra. ¿Qué hacer?

ALEJANDRA STAMATEAS.jpg
Una mujer que no tiene vida propia es una mujer no vive su vida con plenitud. La raíz del término "satisfacción" viene de la palabra "hacer", es decir, una persona insatisfecha es una persona que no está haciendo. Tal vez pienses: "¡Pero si yo estoy todo el día haciendo cosas!". Muchas mujeres todos los días llevan a los hijos al colegio, al dentista, a fútbol, a inglés, hacen las compras, cocinan, lavan, preparan la comida, van al banco, pagan las cuentas, en definitiva, trabajan de sol a sol. Sin embargo, todo lo que hacen lo hacen es para un tercero, no para sí mismas. Su hacer, al estar asociado a otros, hace que sienta insatisfacción constante porque ninguna de estas tareas es para ella misma.
Existen dos tipos de insatisfacción: la que paraliza y la que nos ayuda a mejorar. Hay mujeres a las que les gustaría tener otra vida. Piensan: "no estoy viviendo la vida que quiero", "creo que debería haber tenido otro trabajo", es decir, creen que se están perdiendo una vida mejor. No obstante, a pesar de que quieren otra vida, se quedan paralizadas en la que tienen. Esta es la razón por la que se sienten insatisfechas. Ahora bien, también está la insatisfacción que nos ayuda a mejorar. Muchas mujeres sabemos que cada una de nosotras construye su propia vida, por lo tanto, la vida que tenemos es la vida que queremos. Es posible que queramos cambiar algunas cosas y que eso nos traiga algo de insatisfacción, pero sabemos que tenemos la habilidad para mejorar eso que no nos gusta.

Cómo hacer para que la insatisfacción nos ayude a crecer
La insatisfacción se resuelve con acción, porque, como dijimos, la insatisfacción es justamente no hacer. Si sos de esas personas que siempre hicieron para los demás, tenés que empezar a hacer para vos.
La insatisfacción te lleva a la queja, y la queja te paraliza, te deja siempre en el mismo estado. Las mujeres insatisfechas son personas que se quejan constantemente de todo y de todos, porque cuando estamos insatisfechas tenemos mucha bronca, sentimos que no estamos viviendo lo que nos gustaría vivir, y que la responsabilidad, la culpa de eso no es nuestra, sino de otro. ¡Nos encanta echarle la culpa a otros de la mala vida que estamos viviendo! Sin embargo, a esa vida la construimos nosotras. Tenés que reconocer que la vida que tenés es la que vos misma construiste, que lo que estás viviendo hoy es el resultado de las decisiones que tomaste en el pasado. Recién cuando reconocés que tenés lo que vos misma construiste podés empezar a accionar para mejorarlo.
La satisfacción siempre la tenés que poner en vos. Podés hacer cosas para los demás, claro que sí, pero la satisfacción la tenés que poner en vos.
Al futuro hay que construirlo, y el tiempo para hacerlo, el momento para accionar es hoy. Todo lo que hoy estás haciendo para vos, tus acciones en el presente, están construyendo tu futuro.
Te gustaría estudiar, te gustaría viajar, te gustaría volver a formar una pareja, te gustaría tener un hijo, te gustaría crecer en tu empresa, en tu trabajo, pero hay algo que te impide accionar, que te tiene paralizada, que te mantiene preguntándote: "¿Lo hago o no lo hago?". Lo que no te permite hacer puede ser un rasgo de inmadurez. Una persona inmadura justifica su inacción culpando a los demás. Por ejemplo, hay mujeres que dicen: "No lo hago porque no tengo recursos". "¡Entonces es tiempo de comenzar a generar esos recursos y de buscar nuevas oportunidades.
No es fácil pensar cuál es nuestro potencial y luego empezar a usarlo para construir. No es fácil accionar, pero para avanzar necesitamos romper con esas barreras y los paradigmas del cual nos hemos hecho cargo.
No importa los años que tengas, tu vida no está terminada:
hoy mismo debés empezar a construir tu futuro.
La persona inmadura le echa la culpa a otros y afirma: "no acciono porque él no me deja, porque la economía está muy mal" o "no salgo adelante porque no me dieron amor, porque nadie me motiva". Mujer, es tiempo de dejar las excusas atrás y de construir la vida que querés. Estás haciendo para los demás, pero es tiempo de que empieces a construir momentos lindos para vos que puedas disfrutar. Tu vida no tiene por qué ser sufrimiento y dolor. ¡Armate una vida linda, una vida que te guste!
¿Te estás moviendo para obtener lo que te gusta? Si no te gusta la casa en la que vivís, si no te gusta tu trabajo, si no te gusta cómo está tu familia, ¿estás haciendo algo para cambiar esa realidad? No te resignes, no te quedes a vivir en el dolor, ¡hace algo!, porque cada persona es responsable de su propia vida.