Este miércoles 15 de agosto se cumplen 14 años de la jugada que marcará a fuego a Emanuel Ginóbili y a la Generación Dorada: la palomita del mejor jugador de básquet de la historia y uno de los mejores de la pelota naranja que no sea norteamericano.

Ese 15 de agosto de 2004, la selección de básquet debutaba en los juegos olímpicos de Atenas justo ante el poderoso rival que le había arrebatado el Mundial dos años antes en Indianápolis. Serbia era el último campeón Mundial y parecía que los nuestros no podían volver a repetir la historia.

En contrario y contra todo pronóstico, en esa jornada se empezó a escribir la página más gloriosa de la historia de nuestro básquet, que una semana después se coronó campeón olímpico. Aquella conversión sobre la chicharra, cuando el reloj del último cuarto de juego marcaba 0.0 y el 5 encestó tras un movimiento inolvidable sobre la marca de Tomasevic, resultó un punto de inflexión para Manu y el básquet nacional.

Pocos recuerden tal vez que antes de aquella magnífica encestada el propio Ginóbili había desperdició un tiro libre clave cuando el partido estaba 76-78 en favor de Serbia. Sin embargo, Manu tenía reservada la ocasión para compensar aquel instante crucial: la última posesión, la de su canasta imposible que abrió paso a la inolvidable corrida del entonces DT de la Selección, Rubén Magnano, y al oro con el que aquel equipo pasó de ser uno más en la historia del deportes nacional a uno emblemático, de culto, inolvidable, a la Generación Dorada.

Tras una primera ronda con derrotas y dudas, la Generación Dorada venció en segunda ronda al local, la poderosa Grecia tras estar en desventaja todo el partido, al Dream Team -como dos años antes por primea vez- en semifinales, y a Italia en la gran final.

Síntesis del partido

Argentina: Montecchia (2), Ginobili (27), Nocioni (12), Oberto (8), Wolkowisky (5) -cinco inicial-, Sánchez (3), Fernández (3), Sconochini (5), Scola (10) y Delfino (8).

Serbia y Montenegro: Vujanic (15), Radmanovic (21), Bodiroga (16), Krstic (-), Tomasevic (6) -cinco inicial-, Rakocevic (19), Drobnjak (5), Avdalovic (-) y Scepanovic (-).

Estadio: Helleniko Sports Complex ante unos 6.000 espectadores.

Árbitro: Carrión (USA) y Dovidavicius (LTU). Excluyeron por personales a Scola (m.40), Radmanovic (m.40) y Oberto (m.40).

Parciales: 27-15, 22-24, 12-20, 22-23.