No solamente para Colón el encuentro del próximo jueves, a las 21.45, en el Brigadier López será clave para el desarrollo de su temporada, sino que también lo será para San Pablo, el líder del Brasileirao que llegará con la consigna de dar vuelta la llave y meterse en los octavos de final de la Copa Sudamericana.

"Tenemos que intentar ganar y clasificar. No doy prioridad al Brasileirao por sobre la Sudamericana. Son dos competiciones importantes y queremos pasar. Vamos con fuerza máxima siempre, juegue quien juegue. Es posible que haga algún cambio, pero es parte de la planificación. Tendremos un equipo muy fuerte en Argentina", agregó Aguirre, quien dijo durante la semana que hará cambios en el equipo en los próximos partidos, debido al calendario apretado.

Cuando se le preguntó sobre si su equipo era el gran favorito a quedarse con el Brasileirao, tiró: "De eso no hablo. En ningún momento yo diría que el San Pablo es favorito. Estamos bien, en un campeonato difícil, con mucho juego por delante. Tenemos que trabajar cada vez más, porque tiene mucho juego y vamos a encontrar muchas dificultades. No podemos hablar de favorito, de campeón".

El entrenador evaluó que su equipo fue superior al Sport Recife desde el inicio al final del juego y supo comportarse de acuerdo con los momentos del partido, incluso cuando Marlone disminuyó la desventaja de los dueños de la casa para 2-1 a los 40 minutos del segundo tiempo y generó algunos minutos de tensión hasta Tréllez pudo hacer el tercero y cerrar el marcador.

"Cuando usted recibe un gol al final, es normal que el adversario crezca. Sufrimos un poco en los últimos minutos, pero es parte del juego. Fue bueno, porque sufrimos el gol y fuimos a buscar al tercero, que nos dio tranquilidad. Estoy feliz, realmente, porque los jugadores están mostrando un alto nivel y tenemos que continuar así", declaró Aguirre.

Por último, sentenció: "Valoramos la pelota, tuvimos personalidad para administrar los momentos del juego. Cuando estábamos ganando el equipo no perdió la pelota, tuvo mucha calidad para jugar. En todo momento estábamos amenazando al Sport, porque las transiciones fueron muy buenas, con Rojas, con Everton. Hemos hecho un juego muy bueno desde el principio hasta el final".