General Belgrano de Coronda, equipo que milita en la Primera División de la Liga Santafesina, fue el primer club que lo vio inflar redes, su mayor virtud. Sin embargo, fue en Unión donde irrumpió en el mundo del fútbol y a fuerza de goles comenzó a conquistar al mundo futbolero.

El 13 de julio de 1986 debutó en el Tatengue, aunque su etapa de mayor esplendor la alcanzó en San Lorenzo de Almagro y en el Sporting de Lisboa. Sin embargo, también en Chile, tras su gran paso por la Universidad Católica, será recordado por mucho tiempo.

Este miércoles se cumplen 14 años desde que el Beto decidió colgar los botines. Fue en la victoria de San Lorenzo frente a Vélez por 4-1, donde marcó un gol y se despidió con la envidiable cifra de 300 goles en su haber.

El nacido en Arocena, provincia de Santa Fe, habló con Diez en la City (FM "X" 103.5) sobre varios temas vinculados a su vida deportiva y opinó también de la gran diyuntiva que se presenta en la Selección Argentina para definir a los centrodelanteros que estarán en el Mundial de Rusia 2018.

LEER MÁS ►► Icardi se acerca al Real Madrid

Para arrancar la charla, Beto se refirió a esta fecha tan importante en su carrera como jugador y destacó: "Estas fechas me emocionan mucho, fueron claves para mi carrera. Son momentos muy lindos y ahora estoy disfrutando muchísimo de todo esto. Ahora estoy en una nueva etapa en las inferiores en San Lorenzo, como dirigente... Tengo en San Lorenzo los goles más lindos de mi carrera como el que le anoté a Boca en un 4-0 en una Liguilla. Otro en un 4-0 con el equipo del Bambino Veira en un 4-0, que fue el más lindo. Pero el primer gol como profesional siempre es importante, y lo hice en Unión, en la sexta fecha, en una derrota ante Independiente. Para mí fue el gol del campeonato, el gol de la final del mundo. En ese momento venía sin meterla y comenzaban las críticas".

En Unión siempre se lo esperó con los brazos abiertos y los dirigentes de turno agotaron todas las instancias para que regrese al club donde dio los primeros pasos como profesional. Sin embargo, el santafesino contó en una nota que reproduce LT10: "No sé si fue una cuenta pendiente, a lo mejor para el hincha sí. Tuve la oportunidad pero estaba pensando más en la familia, ya que estaba establecido en Buenos Aires con el colegio de los chicos, el futbolista se transforma en un egoista y me hubiese encantado terminar mi carrera en el lugar que me vio a nacer. Siempre voy a estar agradecido a Unión pero en ese momento privilegié a la familia. No es una cuenta pendiente, pero me hubiera encantado. A nivel del fútbol una cuenta pendiente fue no haber jugado un Mundial, luego de haber estado muchos años en la Selección".

La Selección

Como un gran nueve que fue en el fútbol argentino y por haber participado mucho tiempo de las convocatorias a la Selección, a Beto se lo metió de lleno en la disputa por convertirse en el centrodelantero titular para el Mundial de Rusia. Sin dudar un instante, sentenció: "En Higuaín e Icardi están los dos mejores nueve, poniéndolo a Agüero me parece que son los tres que tienen que estar. Pero Higuaín, a nivel Selección, les saca ventaja. Nadie va a negar lo que hace Icardi en Italia, pero no demostró en la Selección lo que hace en su club, como sí lo pudo hacer Higuaín. Si pudieran jugar los dos sería bienvenido. Higuaín es el mejor delantero argentino".

LEER MÁS ►► Shanghai pone palos en la rueda para impedir el regreso de Tevez a Boca

Mientras que por último se le pidió una opinión sobre por qué Darío Benedetto en su momento no pudo trasladar su gran presente en Boca a la Selección Argentina y reflexionó: "Puedo nombrar un montón de jugadores que no pudieron rendir, me pasó a mí que en el 93 y 94 que estaba en mi mejor momento en el fútbol y no podía rendir en la Selección, es la presión. Benedetto es un jugador fantástico, pero hay momentos claves, más en esta Selección por todas las finales que se perdieron. No es fácil, pero no voy a negar que Benedetto era el mejor delantero del fútbol argentino".