Ovación

Alejandro y Nereo Suárez, la joyas del tenis santafesino

Ambos son dos de los principales proyectos de la ciudad y ya comenzaron a demostrar sus condiciones en torneos de inserción profesional

Martes 06 de Noviembre de 2018

La historia de Alejandro y Nereo Suárez crece cada día que pasa. No solo por sus actuaciones en la provincia, sino también en Buenos Aires y el exterior. Nada producto de la casualidad, sino más bien producto del trabajo, la responsabilidad y el empeño.

Te puede interesar

De Barranquitas a Miami

Es complicado que exista tanta dedicación en un deporte individual como el tenis. Mucho más cuando se entra en la adolescencia, donde muchos chicos terminar cediendo ante otras opciones. Pero al parecer, estos diamantes en bruto maduraron a punto tal de saber qué es lo que quieren y por eso apuestan todo a tratar de ser jugadores profesionales.

Precisamente, después de innumerables batallas, sobre todo en el Torneo Interclubes de Buenos Aires, optaron por largarse a la nueva ambición de afrontar certámenes de inserción profesional. "Este año vamos bien. En el Torneo Interclubes ganamos todas las fechas y lo más importante es lo de la inserción al profesionalismo, donde se siente mucho la diferencia de nivel. Lo bueno es que estamos sumando mucha experiencia y viendo cuáles son las cosas en las que debemos mejorar. El balance del año es altamente positivo", reconoció Nereo, de 14 años.

"Es un incentivo para nosotros, porque te dan ganas de seguir entrenando al ver que otro te supera. No solo nos fijamos el objetivo de ganar sino también el de ir creciendo en todos los aspectos", resaltó.

Embed

Mientras que la postura de Alejandro, de 16 años, no es tan diferente: "Jugar en torneos de inserción profesional nos permite darnos cuenta del nivel que tenemos y, a medida que pasan los partidos, elevar nuestra condición. Jugar contra jugadores de más nivel te permite mejorar y superarnos". 

"Cuando vamos a un torneo, siempre buscamos pasar la primera ronda con total confianza. Está claro que muchas veces eso no alcanza. Te toca medirte contra chicos que son mayores que vos y que te muestran que son más experimentados. Quizás no hay tanta distancia en la forma de jugar sino que pasa más por cómo manejar los partidos", argumentó.

Etapa de vida

En diálogo con UNO Santa Fe, demostrando ya tener "mucha cancha" para declarar, ambos coincidieron en que, sin sacrificios, es complicado llegar a grandes cosas: "Desde chico me esforcé en querer ser jugador de tenis y sigo mentalizado en lo mismo. Está claro que nos perdemos muchos acontecimientos sociales, pero es algo que ya manejamos mejor. Antes era más complicado, pero ahora que veo cómo son las cosas, me doy cuenta que el trabajo vale la pena. Ya sé que hay que hacer algunos sacrificios para ir en busca de los sueños", se sinceró Ale.

Embed

"Obviamente es muy lindo disfrutar con tus amigos y cosas así. Yo también tengo como prioridad el deporte, de entrenar y jugar. Desde ya, miro si tengo tiempo para hacer otras cosas, porque tampoco es que no vamos a ningún lado, pero siempre estableciendo qué es lo importante", apuntó Nere.

Experiencia internacional

En el último tiempo, los hermanos tuvieron la posibilidad, después de un gran esfuerzo familiar, de viajar a Miami, Estados Unidos, para entrenar. Algo que le dio un plus pensando en lo que se viene y dejando la puerta abierta a otros viajes más. "Me vine con tres torneos ganados y uno donde perdí en semifinales con un jugador japonés bien rankeado. Me tocó jugar dos veces contra el número 50 de Florida y, por ambos triunfos, logré subir en la escala también. Todo se mide por resultados y por eso me animo a decir que me fue más que bien. Todo esto sirve para luego ser visto por las universidades", dijo Alejandro.

"Otra cosa fue también la experiencia de viajar solo, de perder ese miedo de ir sin tus papás y prepararte solo para torneos en otro país. Si bien entrenaba con alguien, uno no estaba acostumbrado, entonces fue algo muy lindo para comprender y crecer. Eso sí, en Estados Unidos se juega en una superficie más rápida en comparación a Argentina, que es sobre polvo de ladrillo", recalcó Nereo.

Por lo pronto, estos chicos, que pasan gran parte del día entrenando en las instalaciones de Náutico El Quillá, plasman con resultados que están lejos de su techo y que, como viene la mano, es probable que en algunos años los veamos jugando en los principales torneos del planeta. 

¿Te gustó la nota?