La Selección Argentina volverá a disputar la final de la Copa Panamericana en la que buscará defender la corona de la última edición. Este sábado en Veracruz, México, el equipo de Alejandro Grossi se impuso a Cuba por 3-1 (21-25, 25-18, 25-19, 25-20) y enfrentará en la final a Brasil, cotejo programado para este domingo a las 20. Será la cuarta final consecutiva para Argentina, que tuvo a Ezequiel Palacios como máximo anotador del partido con 17 puntos.

Cuba comenzó mejor el partido, haciendo pesar a Miguel Castro y Roamy Alonso en la red para una rápida ventaja en el tablero. Argentina hizo sus intentos jugando por los extremos, pero no logró reducir la brecha ante un conjunto isleño firme en bloqueo (12-16). La Selección se acercó con Bruno a la cabeza en el cierre, pero Cuba aprovechó bien su ventaja para el 25-21 inicial.

El segundo parcial tuvo un arranque más parejo, pero nuevamente los de Vives pasaron al frente 8-7. El ritmo fue cambiante, con mayor aparición de los centrales cubanos y la dupla Palacios-Bruno manteniendo a tiro a la Selección. El quiebre se dio luego del segundo tiempo técnico, con el conjunto de Grossi más preciso en la definición hacia el 20-17. Palonsky aportó desde el banco y se sumó a Gallego hasta alcanzar el empate, 25-18.

Cuba comenzó a fallar y Argentina supo capitalizar esos errores con una tarea prolija en bloqueo y una mayor distribución del ataque para el 10-6 en el tercer set. Alonso y Concepción siguieron sumando para Cuba, que probó con varias modificaciones, pero no logró frenar el ritmo argentino (16-9). Contundente con Palacios, Bruno y Palonsky, Argentina pasó al frente en el global tras el 25-19.

En el que sería el último parcial, la Selección sostuvo el esquema, siguió fuerte en la red y abrió el juego con Palacios para encaminar el triunfo. Herrera y Alonso descontaron para el 16-18, pero Argentina no desesperó y apeló a sus puntas, a esta altura imparables, para acceder a la zona de cierre con comodidad. Certero y aprovechando las fallas de su rival, la albiceleste lo definió 25-20 y se metió en una nueva final.

DECLARACIONES

Nicolás Bruno: "siempre es una alegría jugar una final de un torneo. Considero que con el trabajo que venimos haciendo acá, nos merecemos estar en la final y disfrutamos la victoria de hoy. Cuba es un gran rival, tienen una gran trayectoria y son un equipo muy difícil de enfrentar, de hecho nos costó un poco en el principio; ajustamos nuestra táctica y jugamos mejor que ellos".

Alejandro Grossi: "Creo que estar jugando una nueva final es producto del trabajo continuo de muchos años atrás, desde las categorías de base (selección menor, juvenil y Sub-23), algo que se ve reflejado en el equipo de mayores. Felicito al plantel y a los jugadores".

Síntesis:

Argentina: Matías Sánchez (3), Germán Johansen (4); Gastón Fernández (5), Joaquín Gallego (10); Nicolás Bruno (14), Ezequiel Palacios (17). Franco Massimino (L). Entrenador: Alejandro Grossi. Ingresaron: Santiago Danani (L), Alejandro Toro (2), Gaspar Bitar, Jan Martínez Franchi y Luciano Palonsky (12).

Cuba: Adrián Goide (3), Miguel Gutiérrez (6); Javier Concepción (12), Roamy Alonso (12); Miguel López (9), Osniel Melgarejo (3). Yonder García (L). Entrenador: Nicolás Vives. Ingresaron: Richard Tuero (L), Marlon Yang (5), Livan Osoria, Livan Taboada, Jaime Herrera (9) y Yohan León (3).