Por la segunda jornada del certamen internacional de Rosario y Santa Fe, Argentina cayó ante Croacia por 74-55 y el martes enfrentará a Filipinas para definir el cruce de octavos de final. Mateo Díaz fue el goleador del equipo con 16 puntos y varias acciones desequilibrantes, mientras que Ezequiel Paz lo siguió con 10. Los 24 puntos de Matej Rudan fueron el total más alto de la noche. El capitán Bautista Lugarini no fue parte del juego por una lesión en el tobillo.

Argentina arrancó encendido, con un parcial de 8-0 y dos triples que le dieron lo que terminaría siendo su máxima ventaja en el juego. Después de un tiempo muerto, Croacia tomó rápidamente la ventaja con otra corrida de 9-0, pero los de Lifschitz extendieron la presión a todo el campo forzando errores en el rival que le permitieron correr y anotar puntos fáciles. El parcial terminó siendo para Croacia por una ventaja de 20-17.

En el segundo cuarto volvieron a parecer los mismos problemas que en el primer juego. Argentina pasó un largo rato sin anotar y los europeos aprovecharon para escaparse en el marcador. Juan Fernández convirtió el primer doble del período cuando la ventaja ya era de 14. Pero un triple de Ezequiel Paz y una serie de excelentes defensas volvieron a meter al equipo -y al público- en el partido. Croacia se clavó en 31 por un largo rato y si bien Argentina tardó en capitalizar, logró hacerlo de la mano del vertiginoso Mateo Díaz. Los europeos solo encontraban el gol desde la línea de tiros libres y Argentina, con intensidad y carácter no dio una pelota por perdida a pesar de la desventaja en fuerza. El primer tiempo cerró con una ventaja de 36-32 para los europeos.

Croacia abrió la segunda mitad ampliando la diferencia producto de una racha de 10-0 y volvió a sacar 12 de luz. Argentina volvió a mostrar el mismo problema que viene arrastrando en el torneo, anotó apenas dos puntos en los primeros seis minutos del cuarto y permitió que el rival se escape en el marcador. El tamaño del equipo croata dificultó la tarea a los chicos, que no estuvieron precisos en las definiciones cercanas al aro. Los dirigidos por Diego Lifschitz mejoraron en el cierre pero la baja efectividad le jugó una mala pasada y entraron al capítulo final 53-40 abajo.

En el inicio del último cuarto se repitió la historia, Argentina llegaba hasta el corazón de la pintura rival pero no podía anotar ante los largos brazos de los europeos. Y si conseguía faltas para ir a la línea, la efectividad no lo acompañaba. Pero volvió a aparecer el desequilibrio de Mateo Díaz para darle vida al equipo. Diego Lifschitz extendió la defensa a todo el campo pero Croacia fue inteligente para encontrar espacios y tiros cómodos que mantuvieron la distancia en el marcador y terminaron por sentenciar el 74-55 final.

El lunes será el día de descanso en el torneo y el martes, la última jornada de la Fase de Grupos. Argentina enfrentará a Filipinas desde las 20.30hs para definir su ubicación en el grupo y, por consecuencia, el cruce de octavos de final del próximo miércoles. Bautista Lugarini será sometido a una resonancia magnética para determinar el grado de su lesión en el tobillo.