Secciones
básquet

Astulfi: "El ascenso fue lo más lindo que me tocó vivir"

Lázaro Astulfi, juvenil base de Regatas Coronda, repasó su carrera y rememoró el ascenso a la elite del básquet asociativo junto a Regatas Coronda

Viernes 15 de Mayo de 2020

Lázaro Astulfi cumplió recientemente 18 años pero juega como un veterano. Con aplomo, confianza y convicción se convirtió en una de las piezas claves para que Regatas Coronda pise por primera vez la A1 del Torneo Oficial.

El joven armador detalló aspectos de su recorrido y no se olvidó del ascenso a lo más alto del Torneo Oficial. En el inicio confesó que “jugaba al fútbol y al básquet hasta que a los 6 años me decidí y arrancó mi camino en Regatas. Fueron años en inferiores donde uno siempre saca experiencias hasta llegar a Primera División”.

Astulfi comenzó de manera virtual el cursado de la carrera de Educación Física, a la vez que disparó: “Me paso casi todo el día en el club. Me gusta mucho picar la pelota, a veces los técnicos y mis compañeros me retan pero es una de las cosas más lindas”.

El camino en la vida comenzó con un escollo que supo sortear Lázaro desde muy pequeño al ser operado y tener un riñón menos. Al respecto dijo que “lo tomé con naturalidad. Fueron cosas de la vida que por suerte quedaron en el camino. Crecí con algunos cuidados pero de ninguna manera eso me impidió seguir jugando al básquet”.

Como jugador e hincha del club en el cual su padre Hernán es el presidente, Lázaro tocó el cielo con las manos el año pasado al conseguir el anhelado ascenso a la elite del certamen Oficial. Por eso no dudó en afirmar que “es algo que veníamos buscando y justamente contra Rivadavia B, al que mandamos al descenso. La cancha llena, un día soñado poder lograr algo que tanto buscábamos”.

boca.jpg
El base corondino sobresale en el conjunto frutillero.

El base corondino sobresale en el conjunto frutillero.

Indudablemente como todo joven, el sueño siempre es poder llegar lejos. Confeso admirador de Stephen Curry, Astulfi expresó que “me gusta mucho Jero Díaz Muller, juega muy bien”. Para más adelante, agregar: “Siempre uno entrena para llegar bien lejos, ojalá que pueda algún día estar en la Liga Nacional, me parece que es un lindo sueño y donde mi familia me apoyará como siempre”.

Antes de su despedida, admitió que “Nicolás Fernándes me dio mucha confianza, me ayudó siempre y le estoy muy agradecido. Ahora que llegó Diego (Riboldi), es como un segundo padre para mí, me habla todos los días. Jugamos un amistoso antes de la pandemia y creo que vamos a andar bien”.

Para luego dejar un mensaje y hablarles a aquellos chicos que recién están arrancando, al enfatizar que “siempre hay que entrenar, esforzarse, nada viene de regalo. Pero sentirse bien, hacer lo que a uno le gusta. De esa manera todo es mucho más lindo”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación