Ovación
Miércoles 20 de Junio de 2018

Bilardo pidió mirar fútbol luego de regresar a su casa

El DT campeón del mundo en 1986 fue intervenido en el Sanatorio Sagrada Familia donde le colocaron una válvula ventriculoperitoneal.

Después de permanecer internado por espacio de 19 días, Carlos Salvador Bilardo fue dado de alta tras haber sido sometido a una operación cerebral y se repone en su domicilio particular del barrio de porteño de Caballito.

El Narigón fue operado en el Sanatorio La Sagrada Familia en el barrio porteño de Belgrano, donde le colocaron una válvula ventriculoperitoneal, luego de haberle diagnosticado el síndrome Hakim Admas.

El entrenador estaba internado desde el 31 de mayo, cuando llegó a la clínica FLENI, también en Belgrano, llevado por su esposa Gloria y su hija Daniela, después de un "cuadro confusional transitorio".

"Los estudios realizados en nuestra institución han demostrado una dilatación ventricular en su cerebro, sugestiva de síndrome de Hakim-Adams. Se evaluará la necesidad o no de hacer un tratamiento específico (colocación de válvula de derivación ventricular), en los próximos días", señaló entonces uno de los primeros informes médicos.

Tras ese diagnóstico, le fue colocada la válvula que permite que el líquido acumulado salga del ventrículo donde está alojado, pase por la válvula y se dirija al abdomen. Una vez allí, el peritoneo será el encargado de reabsorber el líquido.

El síndrome de Hakim-Adams es también conocido como hidrocefalia normotensiva, es una enfermedad neurodegenerativa con diversas características que, en el caso de los adultos, se presenta con mayor frecuencia en hombres a partir de los 60 años.

Entre sus síntomas se encuentran: demencia (un trastorno en la memoria, una de las funciones intelectuales básicas del ser humano), enuresis (incontinencia urinaria) y dificultades al caminar (suele presentarse una marcha imantada, es decir, como si la persona estuviera pegada al piso: arrastra los pasos y le cuesta girar).

"Presenta una evolución fantástica. Antes de recibir el alta, ya quería irse a su casa para seguir recuperándose y mirar fútbol", asegura el doctor Pedro Lylyk, director general de la clínica.

Más adelante, el facultativo agregó sobre la recuperación de Bilardo que "demostró mucha colaboración en todo el proceso. Ahora sólo le queda ganar fuerza muscular -porque perdió mucho peso-, seguir haciendo kinesiología, rehabilitarse desde lo cognitivo y recuperar los ciclos normales de sueño", sostuvo el director de la clínica La Sagrada Familia.