Mientras acaricia la Superliga y aguarda por un duelo que bien puede ser definitorio ante Palmeiras en la Copa Libertadores, Boca festeja. Porque a pesar de estar siempre cuestionado desde su rendimiento, al Xeneize le sobran los motivos para tomarse al menos un día para celebrar un logro récord en el fútbol argentino: mantenerse en lo más alto durante 500 días no es para cualquiera.

Para poner en contraste, Guillermo Barros Schelotto lleva 784 días al mando del plantel (agarró el cargo el 2 de marzo de 2016), lo que significa que ha liderado el certamen local durante el 63% del tiempo de su gestión. Ni siquiera Carlos Bianchi, "inigualable" en palabras del propio Mellizo, con sus 40 partidos invicto consiguió semejante logro: el Virrey punteó a lo largo de 39 jornadas durante la temporada 1998/99 en 307 días.

El conjunto de Guille lleva 41 encuentros desde aquel triunfo ante River en el Monumental que lo dejó arriba de todos. Son 27 victorias, siete derrotas y solo siete empates. Es el que más ganó (cinco más que Racing, River, Godoy Cruz y Defensa y Justicia) y el que menos perdió (uno menos que Independiente, que lleva ocho tras caer ante Defensa y Justicia el último lunes). Además, tiene una notoria diferencia en cuanto a tantos: lleva 74 a favor y solo 30 en contra, siendo el más goleador y el menos goleado.