Boca le ganó 4-2 a Libertad, en Paraguay, y se metió en los cuartos de final de la Copa Libertadores. Cristian Pavón, Mauro Zárate, Carlos Tevez y Edwin Cardona marcaron los tantos del Xeneize, mientras que Óscar Cardozo anotó los dos goles del Gumarelo.

El partido arrancó complicado para Boca, que en tan solo 11' ya perdía 1-0. Un yerro de Paolo Goltz adentro del área le dejó la pelota servida a Cardozo, que cara a cara con Esteban Andrada no falló.

Pero cuando peor la pasaba el Xeneize, Zárate metió una asistencia genial para que Darío Benedetto deje en el camino al arquero y se la ceda a Pavón, quien definió con el arco libre y a los 18' igualó el encuentro.

Tres minutos más tarde y gracias a otra genialidad, en este caso del Pipa, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto dio vuelta el resultado. Empalando la pelota, Benedetto le metió una asistencia brillante a Zárate, quien no se nubló ante la salida de Muñoz y definió de muy buena manera.

A pesar de la ventaja, el Xeneize nunca pudo adueñarse del trámite del encuentro y siguió sufriendo las llegadas del conjunto paraguayo, que a los 38' se encontró con el empate, gracias a un penal infantil de Leonardo Jara sobre Matías Espinoza, que Cardozo cambió por gol.

En la segunda mitad, Boca siguió mostrando las mismas falencias defensivas que en la etapa inicial y tuvo que sufrir con cada pelota que el local metió adentro del área.

El alivió llegó recién a los 29' del complemento, cuando Tevez tomó un pase de Goltz adentro del área y, con categoría, definió ante la salida del arquero de Libertad.

A falta de 10 minutos para el final, Paulo Da Silva derribó a Nahitan Nandez adentro del área y, sin dudarlo, el árbitro Wilmar Roldán sancionó la pena máxima. Cardona fue quien se hizo cargo del remate y, picándola, marcó el 4-2.

Si bien Boca se trae un gran triunfo de Paraguay, Guillermo sabe que su equipo deberá corregir muchas cosas, sobre todo en la defensa, si aspira a conquistar la séptima Copa Libertadores. Cruzeiro será el rival que el Xeneize deberá enfrentar en los cuartos de final. La Bombonera será el escenario del partido de ida, mientras que la revancha se jugará en Brasil.