La inflación no detiene su marcha y el fútbol no está ajeno. Cada vez se hará más difícil para los hinchas juntar el dinero que le permita pagar una entrada popular y ver de cerca al equipo de sus amores.

En febrero pasado el valor de los tickets había aumentado un 28%. En aquel entonces la popular pasó de $250 a $320, valor con el cual se cerró la temporada anterior. Si bien se especuló que no sufriría modificaciones por el resto del año, esto finalmente no sucederá.

El Comité Ejecutivo de AFA determinará en su próxima reunión el porcentaje de aumento, aunque algunos dirigentes especulan que rondaría entre un 20% y un 30% como la última vez.

Está claro que el próximo aumento de un boleto sobrepasará el abono por el pack mensual para ver fútbol codificado, que cuesta $330. Entonces los hinchas empezarán a pensarlo dos veces si realmente harán un esfuerzo para no perderse los juegos o bien estar a menor precio instalados cada uno en sus hogares.