Ovación
Jueves 14 de Diciembre de 2017

Central aseguró su pasaje a la Sudamericana

La consagración de Independiente frente a Flamengo le permitió al Canalla meterse nuevamente en una competencia internacional

La continuidad de Leonardo Fernández vino con sorpresa. Es que el día en que confirmaron al entrenador, Central logró la clasificación a la Copa Sudamericana del próximo año, competencia que se sumará a la Superliga.

Y no es poca cosa para los canallas el hecho de volver a un torneo internacional, ya que la última vez ocurrió en 2016 cuando el equipo dirigido en ese entonces por Eduardo Coudet disputó la Copa Libertadores.

Era la última chance que tenía Central de meterse en la Sudamericana. No pudo lograrlo de manera directa en el final de la temporada pasada del torneo local. A partir de ahí fue un peregrinar por distintas situaciones, a partir de las cuales podía sacar rédito, siempre por la mano que le diera otro equipo de la Argentina. La derrota de Lanús contra Gremio en la final de la Libertadores le impidió gozar de ese cupo que se le hubiera abierto al fútbol argentino.

Fue así que la segunda y última chance era la de Independiente campeón. El buen resultado de la ida (2-1 en Avellaneda) fue un muy buen indicio, pero la complejidad que impone siempre jugar en suelo brasileño era un reparo importante en el cual recalar. Igualmente, el rojo hizo lo que correspondía, para su bien por supuesto, pero de ello fue que el canalla sacó provecho.

Central tuvo todo en su momento para lograr el pasaporte de manera directa, pero la remontada que había pegado el equipo de Paolo Montero se detuvo en el final del torneo pasado, lo que hizo que el canalla quedara en la 12ª posición, con 44 unidades, detrás de Colón, con 49. En ese momento le jugaron en contra esas últimas cinco fechas en las que no pudo ganar, con 4 empates (River 0-0, Colón 0-0, Talleres 3-3 y San Martín de San Juan 1-1) y una derrota (1-3 ante Banfield).

Con la derrota en la semifinal en la Copa Argentina a manos de Atlético Tucumán ya había perdido la posibilidad de jugar la próxima edición de la Copa Libertadores (después River debía ganarle a Morón, como finalmente sucedió), por eso la única chance de jugar una competencia internacional era que Lanús hiciera lo suyo con Gremio o que Independiente se consagrara frente a Flamengo. El equipo de Holan cumplió y Central también lo festejó.