Ovación
Jueves 19 de Octubre de 2017

Chau al 225

La AFA aprobó un balance con superávit en Asamblea y ratificó la revocación del artículo del Reglamento que permitía interrumpir la suspensión de un jugador.

El polémico artículo 225 del Reglamento de Transgresiones y Penas de la Asociación del Fútbol Argentino ya es historia. La Asamblea Ordinaria aprobó este jueves su derogación, que había sido resuelta por el Comité Ejecutivo en julio pasado.

Así, los clubes no podrán ampararse en él cuando tengan un futbolista convocado a una selección nacional, algo que se practicaba desde fines de la década del '70 pero en los últimos años era aprovechado para conseguir ventajas deportivas. La resolución de la Asamblea Ordinaria fue unánime, por lo que el criticado artículo ya no estará en las competiciones nacionales.

Esto decía el artículo 225 del Reglamento de Transgresiones y Penas:

Art. 225º.- INTERRUPCION DE LA SUSPENSION A JUGADOR: El período de suspensión de hasta 10 partidos impuesta a jugador, podrá interrumpirse a pedido del respectivo club en caso que la A.F.A. designe para integrar su equipo representativo, en época simultánea con aquel período, a cualquier otro jugador del mismo club, cuando lo Reglamento de Transgresiones y Penas sea para la Selección Mayor, o Selección Sub-20. De solicitarse la suspensión por jugador citado por A.F.A. de otra categoría, la misma podrá ser aceptada, cuando el sustituido, haya sido incluido en partidos oficiales de A.F.A., en un mínimo de ocho partidos de Primera División. La interrupción de la suspensión finalizará automáticamente desde el mismo momento en que la A.F.A. reintegre a su club al jugador que formó parte de su equipo representativo.

En el caso que el jugador integrante del equipo representativo de A.F.A. no pudiere reanudar su actuación en el club de origen por encontrarse lesionado, el período de interrupción de la suspensión del jugador sancionado no podrá prolongarse más de dos meses a contar de la fecha en que se autorizó la interrupción. A tales efectos, la lesión del jugador, deberá comprobarse mediante su constatación, por el Departamento de Medicina de A.F.A., sin cuyo requisito la solicitud por interrupción de suspensión por tal motivo, no podrá admitirse por el Tribunal de Disciplina Deportiva.

En el supuesto que el jugador cuya suspensión se encuentre interrumpida, incurriese nuevamente en infracción reprimida con suspensión por no más de seis fechas, el club podrá reiterar el pedido de interrupción, respecto del mismo jugador integrante del equipo representativo de A.F.A.

También podrá solicitar la interrupción de la pena aplicada en los certámenes oficiales, a otros jugadores del mismo club, siempre que participen otros de sus jugadores en equipos representativos de A.F.A., con las mismas exigencias que establece este artículo.

Si al incorporarse al equipo representativo de la A.F.A., el jugador estuviere sancionado con suspensión, la pena que le hubiere sido aplicada la cumplirá computándose todos los partidos oficiales que se disputen hasta el cumplimiento de su castigo.

En las mismas condiciones contempladas anteriormente, también se interrumpirá la sanción del jugador, a pedido del respectivo club, si cualquier otro de nacionalidad extranjera perteneciente al mismo club local, sea designado para integrar obligatoriamente el equipo representativo de una Asociación afiliada a la F.I.F.A., de otro país. En tal caso serán de aplicación todo los demás previsto en la presente norma y concordantes con lo dispuesto por la F.I.F.A.

Balance con superávit

Además, aprobó por unanimidad el balance del ejercicio 2016/17 con un superávit de casi 100 millones de pesos, que permitió levantar el déficit de la anterior temporada, cuando vivió una de las peores crisis políticas y económicas de su historia.

La documentación, oficializada este jueves en la cancha de Futsal del predio "Julio Humberto Grondona" de Ezeiza, detalló que el período que va desde el 1 de julio de 2016 al 30 de junio de 2017 tendrá un superávit de 99.852.000 de pesos.

En el ejercicio anterior, el déficit había sido de 223.492.307,15, lo que desembocó en la crisis institucional que obligó a la FIFA a enviar una Comisión Normalizadora, que tuvo a Armando Pérez como presidente.