Ovación

Cherquis Bialo: "Carlos Monzón fue el mejor campeón"

El periodista Ernesto Cherquis Bialo se refirió al triunfo de Carlos Monzón ante Nino Benvenuti en el Palazzo dello Sport de Roma del cual se cumplen 50 años.

Viernes 06 de Noviembre de 2020

El 7 de noviembre se cumplirán 50 años de la epopeya que tuvo como protagonista a Carlos Monzón. En el Palazzo Dello Sport de Roma, el boxeador santafesino se coronó campeón del mundo en la categoría mediano al derrotar con un nocaut que entró en la historia, al italiano Nino Benvenuti. Y uno de los testigos directos que tuvo ese hito del deporte argentino, fue el periodista Ernesto Cherquis Bialo.

Por ello, y en virtud de que se cumplirá medio siglo de aquella histórica pelea, UNO Santa Fe dialogó con Cherquis Bialo, quien contó detalles de la previa al combate. Y lo que fue el nocaut impactante de Carlos Monzón, pero a la vez reveló los inconvenientes físicos que debió sobrellevar el boxeador santafesino a lo largo de toda su carrera.

"La verdad que nunca había pensado cómo se ve el acontecimiento 50 años después. El acontecimiento es ampliamente conocido y visto, se reitera con asiduidad cada vez que hay un aniversario, una evocación o algún hecho. Pero 50 años después ¿qué puedo decir a mano alzada?. Puedo decir que Amílcar Brusa en un 100%, Tito Lectoure en un 40 o 50% y un par de periodistas santafesinos, además de este periodista, teníamos la convicción de que Monzón podía ganar", comenzó contando Ernesto Cherquis Bialo sobre aquella pelea de Monzón.

A la hora de describir a Benvenuti, Ernesto Cherquis Bialo contó: "En aquel entonces la reglamentación permitía elegir al rival para la disputa del campeonato del mundo. La elección se realizaba entre los 10 primeros del ranking. Nino venía de peleas duras, como por ejemplo ante Emile Griffith en el Madison Square Garden. Y buscaban una pelea floja, un rival flojito. Necesitaba un alivio, Benvenuti había sido campeón de peso welter en 1956, campeón de Italia de peso super welter en 1957, campeón de Europa super welter en 1957. Campeón en los 68 kilos en 1958 o 1959. Tenía una campaña como amateur extraordinaria, fue campeón olímpico en Roma en 1960. Tenía nueve años de profesional en los que había peleado con rivales muy difíciles y en varias partes del mundo. Él comenzó en peso welter, luego pasó a super welter y finalizó en mediano".

Respecto a las cualidades boxísticas de Carlos Monzón, Ernest Cherquis Bialo expresó: "Monzón no era un boxeador visible, pero era una máquina de ganar. La gente del Luna Park, 50 años atrás estaba acostumbrado a otro tipo de boxeador. Al boxeador visible, apreciable, al boxeador con estética y con dinámica cuyos movimientos eran absolutamente percibidos por la multitud de la popular, del ringside, la pullman y de la super pulman. Monzón peleaba para él y los demás peleaban para ellos, pero también para la gente. Monzón nunca peleó para la gente, por eso llegó donde llegó, una campaña impresionante la de Monzón".

En cuanto a las virtudes que lo llevaron a ser campeón ese 7 de noviembre, Ernesto Cherquis Bialo dijo: "Esa noche tuvo las tres P, paz, paciencia y pelotas. Una gran paz para bancar la pelea como si fuera en Santa Fe, una gran paciencia para esperar el momento y hacer una distribución inteligentísima de su energía y mucho coraje para saber en qué momento tomar riesgos y definir. Y cuando tuvo la posibilidad, a otra cosa mariposa. Un nocaut impresionante".

MONZON.jpg
Se cumplen 50 años de la victoria de Monzón ante Benvenuti en Roma.

Se cumplen 50 años de la victoria de Monzón ante Benvenuti en Roma.

"Monzón fue el mejor campeón del mundo que tuvo la Argentina, indiscutiblemente, ninguno se compara a Monzón, con respecto al valor del triunfo de la campaña previa y de 14 defensas llevadas a cabo. Las últimas dos (Rodrigo Valdez) contra su voluntad. Además de la pelea contra Griffith en Montecarlo que fue un martirio. que solo la puede llevar a cabo y consumarla un campeón que tiene el plus que tiene los campeones. Porque fue una pelea que la sacó de la galera, recuerdo una frase que le dijo Don Amílcar en el rincón, cuando la cosa venía mal 'pensá en el Abel que te está mirando por televisión'", sentenció Ernesto Cherquis Bialo.

Respecto al combate de Carlos Monzón en Roma, Ernesto Cherquis Bialo analizó: "Benvenuti se vio sorprendido, por un boxeador inteligente que supo administrar su energía, que supo caminar el ring. Y además le fue insinuando el cierre de las salidas laterales, le fue estudiando la salida especialmente sobre la derecha, que era la mano fuerte. Y tan pronto se le fue para la derecha, lo embocó con un cross impresionante. Era imposible robar esa pelea, yo no llevaba ningún conteo de la pelea, pero había una ventaja relevante, no era una ventajita. El triunfo era para Carlos sin dudas, los jurados eran un francés, un inglés y el árbitro era Drust que era alemán. El clima en el estadio no era el mejor, pero con excepción de una minoría la gente estaba resignada. El tema era que faltaba ponerle el moñito, no había manera de robar esa pelea".

"Esa noche al rincón de Monzón subieron Brusa y el profesor Russo, porque Lectoure se había torcido el tobillo jugando al fútbol. Pero Russo no sabía nada de boxeo, llevaba el balde, pero el que manejaba todo era Amílcar. Por su parte Tito era un buen visualizador, tenía experiencia y había acompañado a Locche y a Horacio Acavallo, tenía una buena experiencia y era un buen respaldo para Amílcar", narró Ernesto Cherquis Bialo.

Ya en el final de la entrevista Ernesto Cherquis Bialo opinó sobre lo que significó Monzón para el deporte argentino: "Fue el mejor campeón, no sé si el más importante, ahí tendríamos que ver el significado. Luis Ángel Firpo hizo pasar el boxeo de la clandestinidad a la aceptación reglamentada y Pascual Pérez fue el primer campeón del mundo y además campeón olímpico. Firpo tuvo un significante muy importante, el boxeo queda aceptado socialmente y se reglamenta. Pero el más grande fue Monzón y el triunfo ante Benvenuti es un hito en la historia del deporte argentino. El triunfo de Monzón fue sorprendente y ampliamente significativo, nacía un indestructible campeón del mundo de peso mediano".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario