La disputa normal del Clásico del próximo domingo se empañó en las últimas horas por la advertencia del personal de Utedyc de que podría jugarse a puertas cerradas. El conflicto se desató este jueves cuando se pusieron a la venta las entradas, porque Colón no puso a personal del gremio en esta tarea. Ante esta situación, se frenó todo y la situación escribe un nuevo capítulo a cada hora.

Se solucionó momentáneamente con la colocación de un boletero, pero este viernes volvió a frenarse todo. Tanto es así que la patronal difundió un comunicado oficial advirtiendo que, de mantenerse esta situación, el servicio de apertura de cancha podría no ser prestado, en lo que desencadenaría en que se juegue sin público. Una situación tirante que, por ahora, no tiene solución.

LEER MÁS: Utedyc confirmó la huelga en un comunicado y el Clásico podría jugarse sin público

En medio de todo esto, en las últimas horas habló uno de los vicepresidentes del club, Horacio Darrás, que en diálogo con Radio El Mundo AM 1070 intentó aclarar un poco el panorama: "Hay diferencias notorias, pero que muchas veces se pueden solucionar charlando, porque evidentemente hay una anomalía. Hoy Colón tiene una venta muy reducida de entradas para no socios por la importante cantidad de abonados que hay. Solo se pone un remanente para este tipo de partidos nomás, sino en general no hay venta de entradas, porque la gente lo hace con el débito o tarjeta. Pero no esperábamos una situación como esta".

"Ante Tigre se vendieron 250 entradas nomás y esta gente (los nucleados en Utedyc) te exige cinco boleterías. Te sale más caro abrir la boletería que no lo tenerla. Es la realidad que nosotros planteamos", agregó.

LEER MÁS: Venta de entradas: "Vignatti es un patrón de estancia que hace lo que quiere"

En otro tramo, se plantó y jugó fuerte: "Hay cosas que en el tiempo deberán solucionarse. Quienes están en las puertas de ingreso al estadio es la gente de Utedyc y tienen una tarjeta magnética por cualquier inconveniente, más que nada cuando se traba el acceso. En algunas ocasiones, nosotros como dueños de casa, porque somos los sostenedores por haber ganado una votación democrática, quisimos implementar al lado de la gente de Utedyc a personal nuestro, que también sirva para que no haya fallas. Pero no permiten que haya observadores, porque entienden que es una presión a la tarea que hacen. ¡Es una cosa de locos! Yo soy el dueño de mi cancha ¿y no puedo poner gente? Es muy raro todo esto".

"Ellos no son los únicos que pueden abrir el estadio. La cancha está abierta por la Municipalidad. Yo la abro y se terminó la historia. No dependemos de esta gente. Hay mil cosas que se pueden hacer. De acá al domingo falta mucho", fustigó al momento de resaltar que "el partido se juega sin lugar a dudas. ¿Por qué habría de ser a puertas cerradas? Esas son las presiones de la que uno habla. Se creen que son dueños de una situación. Tienen un gremio y son empleados, sino vendrá otra gente. La verdad esto lo maneja la parte legal y no quiero ahondar en más detalles".

No conforme con esta problemática, Darrás fue contundente: "No creo que en una época democrática, es el colmo que no se pueda abrir la puerta de tu casa porque un gremio no te lo quiera permitir. De acá al domingo se puede llegar a un acuerdo con el fin de disfrutar de este espectáculo. Pero desde el otro canal escucho otra cosa y parecería que estamos en un gobierno de facto. Veremos, pero el partido se va a jugar".

En el final, contó que nunca estuvo en los planes tener hinchada visitante: "El fútbol argentino en general no te deja recibir visitantes y en los clásicos acá en Santa Fe hace rato que no vamos con nuestra hinchada, ni vienen tampoco".