A horas del debut ante Central, el principal interrogante y que por el momento no tiene respuesta es saber si para afrontar esta Superliga Colón tiene mejor plantel que en la temporada pasada. Desde lo numérico habrá que decir que tiene menos, dado que hasta aquí se incorporaron 10 futbolistas y se fueron 14.

Llegaron dos arqueros (Domínguez y Marinelli), dos defensores (Toledo y Galván) y seis mediocampistas de distintas características (Fritzler, Estigarribia, Guanca, Morales, Heredia y Silva). En tanto que emigraron dos arqueros (Broun y Carranza), tres defensores (Garnier, Iberbia y Arroyo), cinco volantes (Torres, Poblete, Silva, Oviedo y Pereyra) y cuatro delanteros (Bauza, Blanco, Dalla Costa y Lagos).

Sin embargo en este caso lo más atinado es hacer un análisis de las cualidades futbolísticas y de las variantes con las que cuenta el cuerpo técnico para conformar el equipo. Da la sensación que en el arco tiene menos, ya que Jorge Broun terminó siendo un pilar fundamental en la muy buena campaña y Jorge Carranza cuando debió intervenir lo hizo con solvencia.

Es cierto que Alexander Domínguez es un arquero de categoría internacional y que atajó en un Mundial, pero llega con una prolongada inactividad y deberá revalidar credenciales, en tanto que Gonzalo Marinelli atajó muy poco a lo largo de su carrera y no anduvo bien en los amistosos.

En la defensa, se reforzó con el arribo de Gustavo Toledo y Jonathan Galván, dos futbolistas que pueden darle alternativa como para probar. De hecho el ex-Independiente llega para ser titular. Por su parte, se aseguró la permanencia de Germán Conti y pudo retener a Guillermo Ortiz. Y los que se fueron no eran titulares como Yamil Garnier, Raúl Iberbia y Osvaldo Arroyo. En este rubro parece haber ganado.

En la mitad de la cancha, sumó seis volantes, la mayoría de buen pie y uno solo de marca como Matías Fritzler. Por lo cual Marcelo Estigarribia, Diego Morales y Cristian Guanca asoman como lo de más nombre y que pueden generar mayores expectativas. Por su parte Leonardo Heredia es una apuesta y Facundo Silva deberá retomar el nivel que mostró en su primera etapa en Godoy Cruz.

Por su parte, se fueron tres titulares (Gerónimo Poblete, Iván Torres y Facundo Pereyra) además de Nicolás Silva que alternaba con asiduidad. Perdió en contención y rigor táctico y parece haber conseguido jugadores de mejor manejo con el balón. En este ítem se podría decir que está equilibrado respecto a lo que había. Aunque los que llegaron deberán demostrar ser más que los que se fueron.

Mientras que en la delantera está un escalón abajo dado que no incorporó a ningún delantero (lo pretende a Lucas Albertengo) y se fueron cuatro, es verdad que dos de ellos no eran tenidos en cuenta como Diego Lagos y Mauro Dalla Costa. Pero Juan Bauza le daba variantes por afuera e Ismael Blanco era el goleador del equipo más allá de no estar desde el arranque. La gran apuesta resulta ser Tomás Chancalay que es enganche pero que el DT lo viene utilizando como punta.

Así las cosas, cuando el balón comience a rodar y se vayan desarrollando las fechas se despejarán todas las dudas, pero a priori, el balance da empate. Ya que tiene más recursos en defensa y en el medio, pero menor en el arco y en la ofensiva.