Ovación
Lunes 16 de Julio de 2018

Colón y Unión, por ahora, tienen menos que antes

Si se comparan los planteles del Sabalero y el Tatengue respecto a la temporada anterior, está claro que ninguno de los dos se potenció y en todo caso se podría afirmar que perdieron jerarquía.

El complicado mercado de pases requiere de imaginación, creatividad y agudizar el ingenio para tratar de reforzarse cuando el dinero no abunda. Y eso es lo que está sucediendo tanto con Colón como con Unión que están tratando, de acuerdo a sus posibilidades, de conformar un plantel competitivo.

Sucede que si se toma en cuenta lo hecho hasta el momento, se podrá afirmar que tanto el Tate como el Sabalero cuentan con menos recursos futbolísticos que la temporada pasada. Justo cuando ambos tienen por delante competencias importantes.

Colón debe afrontar triple competencia (Copa Argentina, Sudamericana y Superliga), mientras que Unión continúa en Copa Argentina y también disputará la Superliga, pero además en el primer semestre del 2019 debutará en la Sudamericana.

En consecuencia deben reforzarse a la altura de las circunstancias para dar un salto de calidad y continuar mejorando. Sin embargo, a la hora de comparar, está claro que dos meses después de haber finalizado la competencia oficial y a menos de un mes del inicio de la Superliga, los dos clubes perdieron potencialidad.


Colón por el momento concretó una incorporación que es el arquero Leonardo Burián, quien vino a suplantar a Alexander Domínguez. Pero Eduardo Domínguez pidió un marcador central, un volante y un delantero por afuera que todavía no llegaron.

Se fueron del plantel Marinelli, Domínguez, Ceballos, Conti, Ledesma, Silva y Guanca. Siete futbolistas y apenas se sumó uno. Con lo cual claramente tiene menos recambio que antes. Pero, además, ahora debe resolver la cuestión de la continuidad de Guillermo Ortiz, pretendido por Newell's. Y por otra parte esperar que Jonathan Galván se recupere de la rotura de ligamentos cruzados de su rodilla izquierda.

Se fue un arquero de probada jerarquía y que fue clave en la campaña para clasificar a la Sudamericana como el ecuatoriano Domínguez y llegó otro como Burián, de buena temporada en Godoy Cruz pero que deberá rendir en el arco sabalero.


No está más Conti, que fue el capitán y el mejor defensor del equipo y aún no llegó nadie para tratar de suplantarlo. Y en la zona media se quedó sin dos volantes internos que eran alternativa como Ledesma y Silva y otro que fue titular en gran parte del torneo como Guanca.

Mientras que Unión no padeció la salida de tantos futbolistas, lo cierto es que perdió uno determinante como Lucas Gamba. Por lo cual si bien sumó dos refuerzos como Claudio Corvalán y Franco Troyansky y dos incorporaciones como los juveniles Augusto Lotti y Brian Álvarez, la ida del mendocino no se compensa de ningún modo con los antes mencionados.

Por lo cual, es provechoso haber mantenido la base del equipo que realizó una gran campaña en la temporada pasada, pero también es cierto que en su momento Leonardo Madelón pidió dar el salto de calidad y eso por ahora no sucedió.

Si se analiza seriamente la formación que terminó jugando el partido con Independiente y el que hoy arrancaría, la única diferencia es la ausencia de Gamba. Se fue Luciano Balbi y llegó Corvalán y el resto es el mismo. En consecuencia, perdió calidad y por ende no sumó mayor jerarquía.

El viernes 10 de agosto arranca la Superliga, tiempo hay pero lo que no sobra son billetes y de esta manera no es sencillo para los dirigentes santafesinos potenciar a sus planteles. Están en la búsqueda pero el presente les marca que tienen menos que antes. Mientras los equipos grandes gastan sin reparos, los demás hacen lo que pueden y en ese camino transitan tatengues y sabaleros.