A pesar de los intentos por torcer el rumbo y cambiar la sanción a Guillermo Barros Schelotto, la Conmebol ratificó el castigo al entrenador de Boca por haber ingresado tarde al campo de juego en el partido de ida.

Por lo tanto, el Mellizo no podrá estar esta noche en el banco de suplentes -ni en el vestuario ni en la conferencia de prensa-, tal como sucedió con Marcelo Gallardo, en el 3-0 de River frente a Racing.