Ovación
Martes 17 de Octubre de 2017

Cuando el fútbol deja de ser fútbol y llena de esperanza los corazones

El ex Unión y campeón del mundo con Boca, Matías Donnet, actualmente jugando en Juventud de Esperanza, le regaló toda su emoción y una camiseta al pequeño Bautista Weppler, quien tiene 12 años y padece una cardiopatía congénita. VIDEO.

En el mundo fútbol, a veces ganar o ser un verdadero campeón, no tiene nada que ver con convertir goles o conseguir campeonatos. Y esto se vio reflejado hasta las lágrimas este fin de semana en la localidad santafesina de Pilar, donde por la liga esperancina de fútbol, por los octavos de final, Juventud de Esperanza eliminó al actual campeón, Atlético Pilar.


Matías Donnet 2.jpeg

En el equipo ganador juega Matías Donnet, ex jugador de Unión y campeón del mundo con Boca. Y en Pilar, estaba el pequeño Bauti Weppler, de 12 años, un fanático del fútbol que padece una cardiopatía congénita y lucha contra ella día a día, con el inmenso amor de su familia y con la pasión que tiene por el fútbol.
Matías Donnet Bautista Weppler

Bautista es oriundo de la localidad santafesina de Grutly y desde que le descubrieron la enfermedad, ya fue operado en múltiples ocasiones. En el mes de julio enfrentó con éxito su quinta cirugía.

Y este domingo el resultado futbolístico quedó de lado. Tras finalizar el encuentro entre ambos equipos, Matías Donnet se acercó al pequeño Bautista y le entregó en mano su camiseta; acto seguido, la emoción se apoderó de todos los presentes quienes no pudieron contener las lágrimas.

Embed

En diálogo con Radio EME, Natalia, la mamá de Bautista, se mostró feliz y sorprendida por la reacción tan emotiva de Donnet. "Matías, previo a su cirugía, le había enviado a Bauti un mensajito brindándole todo su afecto y para que afronte el momento que le tocaba vivir de la mejor manera", contó.

"El domingo se pudieron encontrar y Matías se emocionó mucho. No le salían las palabras, estaba muy sensible, hasta el punto que se arrodilló al lado de Bauti y lo abrazó fuerte. Eso me quebró a mi como mamá y a todos los que estábamos presentes. Le regaló su camiseta y Bauti sumó una nueva remera a su colección personal", subrayó Natalia, quién además contó que su pequeño hijo de 12 años es fanático de Unión y River.


"Bautista es un apasionado del fútbol, pero no lo puede practicar por su enfermedad. Sabiendo esto, hicimos un trabajo familiar muy fuerte haciéndole ver que el fútbol se puede vivir desde otro lado. No se pierde ni un solo partido por televisión y se lee todos los diarios", narró Natalia y finalizó: "Desde su primera operación, desde la liga esperancina se realizó un movida muy grande para brindarle todo el ánimo a Bauti, con mensajitos de ex jugadores, jugadores actuales y técnicos. El mundo fútbol lo apoyo en todo momento".