Ovación

Darío Franco: “Cambiamos las críticas por elogios”

El DT sabalero destacó la entrega de los jugadores y las ganas de ir al frente. Así es como se llegó al cuarto halago al hilo.

Jueves 19 de Noviembre de 2015

Se lo notó emocionado y satisfecho por haber dado un paso más en este presente de Colón. Darío Franco siempre fue de un fuerte temperamento y eso se puede ver tranquilamente en cada partido. Pero esta vez, su sonrisa de par en par a la salida de los vestuarios no pasaba inadvertida. Esto se debe a que el grupo entendió al fin su idea y la está llevando al pie de la letra.Producto de la cuarta victoria en final, todos los medios aguardaban su palabra con el fin de tratar de encontrar la respuesta a esta nueva imagen sabalera. Al comienzo, tuvo una dedicatoria especial para familiares y colaboradores, en un síntoma de lo que considera fundamental para seguir avanzando. Posteriormente, sí se refirió a lo sucedido anoche, pero con más reconocimientos, está vez, puertas adentro. “No tengo más que agradecer los futbolistas. Ellos son los que se preparan e intentan hacer lo que se entrena. Agradezco el compromiso de todos, no solo de los que salen a la cancha, sino también de los muchachos que no jugaron en esta ocasión”, expresó.

Seguidamente, admitió: “Crecimos a través de la contundencia que tuvimos en el duelo contra Arsenal. A partir de ahí el equipo se fue encontrando, volvieron a aparecer los goles y nos repusimos. En los clásicos empezamos a mejorar, a ser un poco más sólidos sin crear tantas situaciones. Se empezó a ver de otra manera. Yo estoy feliz por los muchachos. Hemos recibidos muchas críticas y por suerte pudimos cambiarlas por elogios, por cómo se juega. Me hicieron emocionar (los jugadores) por la forma de jugar y salir a ganar. Vimos un planteo ofensivo, pero lo supimos contrarrestar con mucha entrega”.

Siguiendo con la radiografía del duelo ante el Matador, expuso: “Nos complicaron en el primer tiempo. Nos cabecearon muchas veces y hasta nos empataron con una jugada de balón parado. Pero el equipo nunca se desmoronó. La realidad es que nunca entrenamos para jugar de otra manera, la única diferencia es que ahora se están dando las cosas. Ahora pareciera que está todo bien y son todos unos fenómenos. Al principio tampoco éramos unos genios, Así que lo importante es mantener la humildad y las ganas de trabajar”.

“La actitud fue clave. Desde el inicio y hasta el final intentamos jugar. Había que aguantar ante un equipo que había sido el mejor de local. Tampoco nos caímos pese a que nos empataron, fue así como buscamos el segundo, el tercero y el cuarto. Me llena de orgullo las ganas de ir al frente. Por eso quiero agradecerle a los jugadores”, concluyó.

¿Te gustó la nota?