Ovación

Debe afinar la puntería

Colón no pudo ganarle a San Martín (SJ) por la falta de definición en el arco rival. En los últimos seis partidos marcó tres goles, dos de ellos en el mismo juego (Aldosivi)

Martes 18 de Noviembre de 2014

El debut de Reinaldo Merlo como entrenador de Colón entregó varias aspectos positivos y otros que deberá corregir en función de los tres partidos que restan para finalizar el torneo. Sin dudas que la mayor virtud en la noche sanjuanina estuvo dada en la solidez que mostró el equipo manteniendo el cero en su arco y convirtiendo a Jorge Broun prácticamente en un espectador.

El conjunto local generó muy poco peligro y a excepción de los primeros 20 minutos en donde insinuó por las bandas con algunas aproximaciones, después la defensa no sufrió sobresaltos. Algo que no venía ocurriendo al menos en los dos partidos anteriores donde el Sabalero había cometido todo tipo de errores.

Sin dudas que fue un acierto la inclusión de Germán Conti, quien se convirtió en el mejor defensor rojinegro sobre todo cuando el balón viajó por arriba. En el juego aéreo Colón fue muy compacto y no permitió que el rival lo anticipara ya que por momentos San Martín a lo único que apostó fue a un pelotazo para sus delanteros.

En la mitad de la cancha Gerónimo Poblete y Matías Ballini redondearon un buen partido complementándose en la marca dado que, cuando uno salía a presionar, el otro se quedaba a realizar los relevos. Está claro que el ex- Central le da orden al equipo y eso le permite a Poblete liberarse un poco más para participar del juego, como sucedió en el primer tiempo en donde quedó a mano con Ardente y el arquero le tapó el remate.

El planteo táctico de Mostaza fue un 5-3-2, dado que Yamil Garnier y Mariano Bíttolo retrocedían por el carril para terminar jugando como laterales. No pasaron demasiado al ataque y eso lo sintió el equipo cuando no aparecía Cristian Pavón y, en consecuencia, Raúl Becerra debía bajar algunos metros a tomar contacto con el balón.

Gustavo Villarruel tuvo una noche fatídica en cuanto a la definición ya que en el primer tiempo desperdició un mano a mano con todo el tiempo del mundo para elegir dónde ubicar la pelota tras un exquisito pase de Becerra. Y más tarde le quedó un rebote dentro del área y Ardente de rápidos reflejos alcanzó a tapar su disparo para enviar el balón al córner.

En la etapa complementaria cuando se jugaba el descuento dilapidó dos nuevas opciones de gol, en una de ellas apareció por izquierda y elevó el remate por encima del horizontal. Y en la última picó por derecha luego de un pase de Garnier y cuando enfrentó al arquero disparó desviado al segundo palo.

No caben dudas de que si Villita hubiese estado fino de cara al arco, Colón habría ganado el partido ya que hizo los méritos suficientes para llevarse los tres puntos. No obstante tampoco habrá que caerle al delantero surgido en las inferiores del club ya que en buena parte del torneo fue el goleador del equipo convirtiendo de manera consecutiva en cuatro partidos.

Pero también es cierto que el oriundo de San Lorenzo convirtió su último tanto en la 9ª fecha cuando el Sabalero igualó como visitante ante Ferro. Ese día estableció el empate cuando el equipo conducido en ese entonces por Diego Osella perdía desde el comienzo del juego.

La realidad indica que en esta segunda rueda, a excepción de la goleada como visitante ante Instituto por 3-0, el conjunto rojinegro padeció la falta de gol que le hizo dejar varios puntos en el camino, pero también es verdad que en esos cotejos generó muy poco en ataque.

Luego de la resonante victoria en Córdoba fue local ante Gimnasia de Jujuy igualando 0-0 y una fecha más tarde empató como visitante ante Nueva Chicago por idéntico marcador. En ambos compromisos Colón prácticamente no pateó al arco priorizando el aspecto defensivo por encima del volumen de juego.

A la fecha siguiente venció 2-0 a Aldosivi con ambos tantos de Lucas Alario en el mejor partido del torneo. Sin brillar, ese día Colón superó ampliamente a su rival y fue sólido en todas las líneas. Ese triunfo abrió un crédito importante en el hincha pensando en concretar el objetivo más rápido de lo imaginado. Pero sobrevino la crisis futbolística con dos derrotas consecutivas ante Guaraní y Argentinos, respectivamente.

En Misiones David Ramírez descontó cuando se terminaba el partido y ante el Bicho apenas un disparo de Becerra en el travesaño como la situación más propicia para marcar un tanto. Demasiado poco para un equipo que debe ser protagonista.

En la noche del lunes Colón no hizo goles pero lo más importante es que generó varias situaciones y eso es lo que dejó conforme al flamante cuerpo técnico. De todas maneras, los delanteros tendrán que recuperar poder de fuego para definir los encuentros.

En 17 partidos Colón convirtió 21 tantos, de los cuales 15 de ellos fueron marcados por Villarruel, Pavón y Alario con cinco cada uno. Los restantes fueron anotados por Curuchet, Callejo, Lazzaroni, Poblete, Ramírez y Telechea. Pero el dato más revelador es que en los últimos seis partidos se convirtieron tres goles de los cuales dos fueron en un partido (Aldosivi). 

De allí la importancia de recuperar la eficacia en los tres partidos que restan. Una de las preocupaciones que arrojó el cotejo ante el Verdinegro fue la lesión de Alario que debió salir a los 6’. El delantero presenta una fisura en la cresta ilíaca y en consecuencia será evaluado en la semana. No está descartado pero es difícil que pueda jugar.

¿Te gustó la nota?