Defensa y Justicia le ganó por 3 a 1 a Rosario Central en Florencio Varela, con goles de Tomás Pochettino, Fabián Bordagaray y Ciro Rius para el local más el descuento de Germán Herrera por el conjunto rosarino, en un partido válido por la 25ª fecha de la Superliga.

Central perdió mucho más que un partido. Sumó su tercer revés al hilo, y su crisis futbolística se incrementó. Se potenciaron los cuestionamientos, y la continuidad del entrenador Leonardo Fernández está cada vez más complicada. Ese fue el saldo que le dejó la lapidaria derrota que sufrió a manos de Defensa y Justicia por 3 a 0 en Florencio Varela, en el marco de la 25ª fecha de la Superliga.

Los equipos todavía se acomodaban en la cancha y trataban de acostumbraste a un campo de juego pesado y complicado para jugar por el agua cuando el Halcón inclinó la balanza a su favor. El mediocampista Pochettino ejecutó un tiro libre quirúrgico desde el borde del área y puso el 1 a 0.

Con la desventaja a cuestas, el equipo de Leo Fernández intentó reaccionar pero no tuvo los argumentos futbolísticos para hacerlo. Intentó adueñarse de la pelota y ubicarse en terreno rival, pero nunca logró imprimirle dinámica al juego y se convirtió en un equipo previsible.

Y el panorama se le comenzó a complicar al elenco canalla. Porque el local interpretó la señales del partido y se convirtió en el protagonista del juego. Así llegó con peligro cierto en varias oportunidades al arco de Jeremías Ledesma.

Defensa y Justicia amenazó constantemente con estirar la ventaja. Y no lo consiguió porque no estuvo fino en los últimos metros. Por su parte, Central intentaba y no podía. Llegó al arco rival con un par de remates de larga distancia sin peligro.

El equipo de Leo Fernández mostró muy poco en la primera mitad. Por eso salió a jugar el complemento con otra intención. Tratando de presionar más alto y atacar de manera frontal. Así hilvanó su primera jugada de peligro cierto. El que tuvo la chance de convertir fue el delantero Marco Ruben, que ensayó una media vuelta de zurda pisando el área, pero encontró bien parado al arquero Ezequiel Unsaín.

Tres minutos más tarde fue el mediocampista Federico Carrizo apeló a la individual sacó un remate cruzado que salió cerca del arco del Halcón. Defensa respondió inmediatamente. El delantero Horacio Tijanovich remató desde el borde del área y el arquero Ledesma respondió de manera brillante para evitar una nueva caída de su arco.

El complemento mostraba a un Central mejor plantado. Daba señales de que el equipo de Fernández podía. Porque estaba firme en el fondo y generaba juego que lo posicionaba en situación de gol.

Pero todo se desvaneció a los 23'. Una importante desinteligencia en el fondo terminó en el 2 a 0 del local. Mauricio Martinez tocó para atrás, el arquero Ledesma intentó gambetear, pero el delantero Fabían Bordagaray adivinó su intenció, le robó la pelota y se terminó llenando la garganta de gol.

El 2 a 0 fue fatal para el trámite del encuentro. El partido, como suele decirse, se rompió. Defensa se transformó en el único equipo en cancha. Y cada uno de sus avances parecía que podía terminar en gol. En otras palabras, Central era una sombra de ese equipo que intentó dar vuelta la historia.

El el desenlace fue el esperado. El local agrandó la brecha a los 40'. El delantero Ciro Rius remató desde el borde del área y estableció el 3 a 0. Llegaría el descuento de Herrera para las estadísticas pero de ninguna manera impidió un nuevo revés del Canalla.