Las horas se acortan y muchos equipos trabajan contrarreloj para poder cerrar los planteles que disputarán la Superliga 2018/19. En este sentido, si bien la mayoría le fue dando forma a sus equipos, aún hay instituciones que pugnan por encontrar en el mercado aquel futbolista que le solicita el entrenador.

El cierre del libro de pases expira a las 20, aunque se extenderá por una semana más los jugadores libres o para aquellos clubes que presenten ante la AFA la documentación que acredite que tienen abiertas negociaciones con futbolistas o con otras instituciones.

Con el correr de los meses, una vez finalizada la última Superliga, es competir contra la mayoría de los mercados europeos, donde la posibilidad de sumar futbolistas está vigente hasta el 31 de agosto. Este dato es importante en el caso de clubes como Unión, por ejemplo, que negocia desde hace un par de semana la venta de Franco Soldano.

Por otra parte, no existen límites en cuanto a la cantidad de contrataciones posibles por un mismo equipo. Los problemas planteados en los últimos días corresponden solo a la Copa Libertadores, donde cada participante puede realizar un máximo de cinco modificaciones en la lista de buena fe, teniendo además la posibilidad de realizar otros dos en la previa a los cuartos de final y la semifinal.