El austríaco Dominic Thiem, terminó con el cuento de hadas del italiano Marco Cecchinato, que nunca había ganado un partido de Grand Slam hasta este Roland Garros, y se clasificó para la final del torneo, en la que se enfrentará contra Rafael Nadal o Juan Martín del Potro.

Thiem, que demostró tener golpes de potentes y muchas piernas, terminó con Cecchinato en dos horas y 17 minutos por 7-5, 7-6 (10) y 6-1, y se clasificó a su primera final de un Grand Slam.

Cecchinato se podía haber metido en el partido en un emocionante desempate en el segundo set. Después de ir abajo 6-3, se recuperó hasta disfrutar de tres sets points para igualar la historia.

Sin embargo, no volvió en sí después de esas ocasiones falladas y se desmoronó en el tercer set en el que el austríaco le lo apabulló con un 6-1.

El italiano, el número 72 del mundo que buscaba repetir la gesta del brasileño Gustavo Kuerten, ganador por sorpresa en 1997, tuvo un comienzo tibio y Thiem, uno de los mejores especialistas en polvo de ladrillo, los aprovechó.

El austríaco inició marcando terreno rompiendo el saque de Cecchinato y pasó rápidamente a dominar la manga. En la segunda, la igualdad predominó, pero el italiano no mostró la frialdad que tuvo ante el serbio Novak Djokovic o el belga David Goffin, a los que había dejado por el camino.