El mediocampista de River Leonardo Ponzio enfrenta a un juicio en España por un presunto arreglo de partido entre el Zaragoza, su exequipo, y el Levante, aunque parece muy poco probable que termine preso pese a que pueda ser hallado culpable.

En el partido, válido por la temporada 2010/2011, el conjunto donde se desempeñaba el hoy jugador de River ganó 2 a 1 y se aseguró la permanencia en Primera División.

La querella generó un desfile de imputados por presunta corrupción deportiva de futbolistas y dirigentes nunca visto en el fútbol español, aunque todos negaron el arreglo.

Si bien una jueza de Valencia había cerrado el caso, fue reabierto por la Audiencia Provincial de esa ciudad tras el recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía, la Liga de Fútbol Profesional y el Deportivo La Coruña, que perdió la categoría en su momento.

La principales pruebas para que el proceso siga adelante son el reparto de 965.000 euros que el Zaragoza ingresó en las cuentas de nueve de sus futbolistas, entre ellos Ponzio, que era uno de los referentes.

Las sospechas de los investigadores es que una vez extraído el dinero de las cuentas, los jugadores se lo habrían devuelto a los dirigentes del Zaragoza para posteriormente ser entregado a los jugadores del Levante, que en los meses siguientes al partido tuvieron escasos movimientos bancarios.

Éstos son algunos de los detalles que afectan a Ponzio

Su defensa: Lo patrocina un abogado penalista y también Juan De Dios Crespo, el español especializado en derecho deportivo que contrató la AFA para defender a Leonel Messi.

El juicio: una vez notificados, los futbolistas podrán defenderse mediante sus abogados y serán juzgados cerca de fin de año.

¿Tiene que viajar a España?: En carácter de procesado, Ponzio podrá declarar en el juicio en persona o a través de videoconferencia.

¿Puede ir preso? Sólo si la condena es mayor a los 2 años, algo que es poco probable, según las fuentes consultadas por NA.

¿Cómo afecta a su carrera? La Justicia española puede determinar que sea inhabilitado para jugar en ese país por un tiempo determinado. El castigo puede hacerse extensivo a todo el mundo si lo pide a FIFA la Liga Española, la AFA (no lo hará porque perjudicaría a un club afiliado) o bien lo hace la propia Unidad Disciplinaria de FIFA, que es la tendrá la última palabra.