Si bien todavía resta conocer el segundo ascendido de la B Nacional a Primera División, por el que están pugnando cuatro equipos, de un tiempo a esta parte se viene hablando de toda la reestructuración en la divisional y el resto de las categorías de ascenso.

Claudio Tapia pretendía llevar adelante un cambio pero notó una fuerte resistencia y falta de consenso entre los equipos de la zona Metropolitana y el Interior, con lo cual la decisión sería continuar, al menos en la temporada 2018/19, de la misma manera.

Uno de los puntos de discusión es la rezonificación, por el que no se ponen de acuerdo. Asimismo, el reparto de dinero también es un punto importante. El nuevo torneo no supondría una suba en el dinero, por lo tanto, habría que sacar más porciones de la misma torta y cada institución tendría por esa vía menos ingreso.

La firme intención es llevar adelante una transición, aunque todo está encaminado a que el próximo torneo se juegue igual que esta temporada y trabajar fuerte para plantear una nueva forma de disputa en la 2019/20. Eso sí, estando todos de acuerdo en la manera de jugarlo y no como en la actualidad, donde las diferencias pesaron más en la determinación a tomar.