Ovación

El bajón terminó pasando factura

Unión, que desperdició la chance de consolidarse como escolta de Racing en los últimos dos partidos como local, bajó varios lugares en la tabla de posiciones.

Jueves 08 de Noviembre de 2018

En la conferencia de prensa que brindó Leonardo Madelón luego del partido frente a Patronato reconoció que tenía mucha bronca por no haberle podido ganar a un equipo que no había sumado ningún punto de visitante y porque además era consciente de que varios lo pasarían en la tabla de posiciones.

Es que Unión venía siendo una de las grandes revelaciones del torneo, y llegó a la doble fecha como local con un antecedente de 17 partidos sin perder, y con la posibilidad de prenderse definitivamente en la pelea por el título en caso de prolongar su supremacía en el 15 de Abril.

Pero cuando tenía la chance de quedar como líder transitorio de la Superliga (Racing jugaba al otro día con San Lorenzo), recibió un duro cachetazo de Godoy Cruz, que ganó su primer partido como visitante al golear al Tatengue por 3-0.

Pero el destino le dio una nueva oportunidad a los dirigidos por Leonardo Madelón y el rival era el indicado para levantar cabeza, debido a que Patronato no había sumado ningún punto en sus anteriores partidos fuera de Paraná.

Estuvo dos veces en ventaja y se lo empataron en ambas ocasiones rápidamente, sobre el final fue en busca del triunfo, que no llegó y se tuvo que conformar con un punto que lo relegó en su ambición de quedar bien arriba.

Y el presagio de Madelón se fue cumpliendo con el correr de la fecha 11, ya que Defensa y Justicia le ganó a Vélez y con dos partidos menos le sacó dos puntos y se puso a cinco del líder Racing, mientras que Huracán logró un sufrido triunfo ante Lanús en el sur del Gran Buenos Aires y también con un partido pendiente se puso un punto arriba del Tate, mientras que por el postergado de la primera fecha, Independiente aplastó a San Martín de Tucumán, trepó hasta la cuarta ubicación y superó al equipo de la Avenida por diferencia de goles.

De esa manera, el Tate que hacía un par de fechas se encontraba alojado en zona de Copa Libertadores descendió hasta la zona de Copa Sudamericana, y el cálculo podría ser peor ya que abajo está River con un partido pendiente (ante Defensa y Justicia) y en caso de ganarlo también lo superaría.

Por eso se justifica la necesidad que tiene Unión de que se reprograme para lo antes posible el encuentro ante River, según lo dio a entender el mismo Madelón, ya que el equipo necesita levantar cabeza luego de dos traspiés en condición de local, para recuperar su funcionamiento y volver a creer en su potencial.

Además, si consiguiera dar el golpe ante el finalista de la Copa Libertadores en el Monumental, sería un golpe anímico muy importante pensando en un cierre de año donde el objetivo es terminar de la mejor manera posible.

La urgencia de que se programe el partido ante el Millonario para el próximo viernes 16 de noviembre también obedece al cargado calendario que tiene su rival, debido a que como disputará la primera final de la Libertadores ante Boca el próximo sábado y la revancha sería una semana después del duelo ante Unión, seguramente Marcelo Gallardo resguarde alguno de sus jugadores más importantes para no arriesgarlos pensando en la revancha de la final del máximo certamen continental que tendrá lugar el sábado 24 de noviembre.

De igual manera, lo inmediato para Madelón ya no es recuperar lugares en la tabla de posiciones, sino recuperar a su equipo ya que en las dos últimas presentaciones en el 15 de Abril perdió intensidad y funcionamiento, donde los bajos niveles individuales quedaron en evidencia por un bajón grupal, y será pura y exclusiva tarea del DT redireccionar a su equipo en el gen futbolístico que lo caracterizó en las últimas temporadas, que lo llevó a clasificar al club por primera vez para disputar un torneo internacional (Sudamericana 2019).

¿Te gustó la nota?