La salida de Neymar significó un golpe muy duro para el Barcelona y encima el Real Madrid en el 2017 ganó todos los torneos que jugó. Por lo cual el elenco catalán estaba obligado a reforzar el plantel y recuperar su protagonismo. Mantuvo a Lionel Messi y a Luis Suárez, sumó a Dembelé pero se lesionó apenas llegó y en las últimas horas adquirió el pase del brasileño Coutinho.

Por lo cual una vez formado este cuadrado de lujo en ataque, en Barcelona están dispuestos a cuidar con guñas y dientes a sus cuatro ases: Messi, Dembelé, Coutinho y Suárez y es por eso que los blindó con sumas extraordinarias.

En cada caso, las cláusulas de salida del equipo culé son altísimas. El top, como no podía ser de otra manera, es Messi. En la última firma de contrato, se ajustaron algunos números. Entre ellos, los de la llave de salida, que asciende a 700 millones de euros.

Mientras que en segundo lugar aparecen los dos más nuevos: Dembelé y Coutinho, que cuentan con cláusulas de 400 millones. El menos caro de todos es Suárez, por quien el club que quiera contar con el vía cláusula de rescisión deberá desenvolver 200 millones.