Ovación

El clásico de Manchester terminó en un caliente 0-0

El City y el United igualaron sin goles en un partido áspero en el que Sergio Agüero hizo echar belga Marouane Fellaini.

Jueves 27 de Abril de 2017

Manchester City, con Sergio Agüero, Pablo Zabaleta y Nicolás Otamendi como titulares, igualó 0 a 0 como local en el clásico de la ciudad ante Manchester United, en el encuentro que cerró la 34ª fecha de la Premier League. Más allá de la histórica rivalidad entre los dos clubes del terruño, el enfrentamiento ponía en juego el codiciado cuarto puesto en la tabla, el último que otorga clasificación a la próxima edición de la Liga de Campeones de Europa.

El City tuvo un mejor arranque, con las trepadas de Zabaleta, la dinámica de Kevin de Bruyne y la búsqueda constante de Agüero. Justamente con esa fórmula generó la ocasión más clara de la primera etapa: el belga combinó con el lateral argentino y despachó un centro desde la derecha, el Kun anticipó en el primer palo y su remate tocó el palo izquierdo y salió. El delantero del seleccionado argentino fue protagonista de las otras aproximaciones con cierto riesgo del local, con un remate desde la medialuna que controló el arquero español David de Gea y otro desde la misma posición que voló por arriba del travesaño.

El United, sin Zlatan Ibrahimovic y Marcos Rojo (ambos con rotura de ligamentos en la rodilla derecha e izquierda, respectivamente), se replegó y apostó al contragolpe, apenas asustó con balones aéreos. La chance más clara de la primera etapa fue en el último minuto, con un cabezazo de Ander Herrera que salió pegado al poste izquierdo de la valla defendida por Claudio Bravo.


En el complemento las cosas no se modificaron demasiado, con dos elencos que se dedicaron más a combatir que a jugar. Es verdad que hubo opciones para marcar, más que nada del lado del City, pero todo terminaba en la nada. La jugada más importante tuvo que ver con la expulsión de Fellaini en el United, quien supuestamente le aplicó un cabezazo a Sergio Agüero. Pero después se vio claramente que el Kun fingió, ya que apenas si fue rozado.

Sobre el final, los ciudadanos casi lo ganan, pero por posición adelantada le fue anulado el gol que podría haber marcado la victoria final. Así llegó el pitazo definitivo del árbitro y con el que cerró el partido con un pobre 0-0.

¿Te gustó la nota?