Ovación
Jueves 22 de Febrero de 2018

El drama de Serena Williams: estuvo a punto de morir

La tenista estadounidense relató los duros momentos que vivió cuando dio a luz a su hija Olympia: "Me considero una afortunada".

La tenista estadounidense Serena Williams reveló que estuvo a punto de morir en septiembre de 2017 tras dar a luz a su primera hija. "Casi muero tras dar a luz a mi hija, Olympia. Todavía me considero una afortunada", señaló la exnúmero uno del mundo, en una columna que escribió para la web de la cadena CNN.

Serena, de 36 años y casada con el empresario Alexis Ohanian, fue madre por primera vez a principios de septiembre y, aunque ya había admitido que el parto había sido complicado, no lo había explicado detallado. "Mi hija nació por una cesárea que se me practicó de emergencia porque su ritmo cardíaco bajó drásticamente durante las contracciones", precisó la ganadora de 23 Grand Slam.

Sin embargo, mayores complicaciones comenzaron después cuando sufrió una embolia pulmonar. "Tengo suerte de haber sobrevivido. Primero, la herida de mi cesárea se abrió por la tos intensa que tenía por la embolia. Entonces los médicos encontraron un gran hematoma en el abdomen. Después volví al quirófano para evitar que los coágulos llegaran a los pulmones".

"Cuando finalmente llegué a casa con mi familia, tuve que pasar las primeras seis semanas de maternidad en la cama. Pero si no fueran por los cuidados de los médicos, no estaría aquí ahora", finalizó.

Williams, considerada como una de las mejores tenistas de todos los tiempos, regresó a la actividad deportiva hace 10 días en la Copa Federación, tras más de un año sin jugar.