El equipo de Copa Davis de la Argentina cerró hoy la puesta a punto para la serie de Copa Davis que animará este viernes y el sábado ante Chile, en San Juan, con un distendido fútbol-tenis del que tomó parte casi todo el equipo, con excepción de Diego Schwartzman, y en el que tuvo que especial participación el debutante Nicolás Kicker.

El tradicional juego que mezcla el fútbol y el tenis se llevó a cabo en la cancha de polvo de ladrillo especialmente montada para la Davis en el estadio Aldo Cantoni y se enfrentaron durante casi 15 minutos dos equipos, uno integrado por Daniel Orsanic, Guido Pella y Máximo González, y el otro por Kicker, Guillermo Durán y el preparador físico Martiniano Orazi.

La única excepción fue el "Peque", quien arengó desde un costado de la cancha, ya que prefirió cuidarse para su partido de mañana. Es que Schwartzman tuvo un accidente en febrero pasado cuando acudió a la cancha de Boca, club del que es hincha fanático, junto al austríaco Dominic Thiem para promocionar el Argentina Open, y durante el informal fútbol tenis que realizó en la "Bombonera" sufrió un golpe que casi le impide jugar el ATP porteño.

En esa ocasión, Schwartzman fue a impactar una pelota de cabeza y recibió un golpe involuntario con el pie de Thiem en el ojo izquierdo, que le produjo una inflamación y un derrame, y tardó más de 48 horas en recuperarse, al punto de que analizó la posibilidad de no jugar el Argentina Open, aunque finalmente lo hizo y llegó hasta los cuartos de final, instancia en la que perdió con el esloveno Aljaz Bedene por 6-4 y 6-4.

Al finalizar el fútbol tenis, el capitán Orsanic y el resto del equipo obligaron a Kicker a tirarse al piso sobre la cancha y dar giros sobre el polvo de ladrillo desde el cuadrado de saque hasta tocar la red, esto varias veces, en una suerte de "bautismo" al tenista que se apresta para hacer su debut con la camiseta argentina. Orsanic fue uno de los más eufóricos en el cierre de la preparación de la Argentina, que desde mañana empezará a recorrer el camino que tiene como objetivo final regresar al Grupo Mundial luego de haber descendido hace siete meses.