Ovacion
Miércoles 18 de Octubre de 2017

El equipo del Cholo se complicó frente a un equipo desconocido

Atlético de Madrid empató sin goles ante el Qarabag y sigue sin ganar tras tres partidos en el mayor certamen continental. De esta manera, aún no pudo ganar en la Champions League y su clasificación es incierta.

El Aleti dio un nuevo paso en falso en la Liga de Campeones de Europa: empató como visitante, sin goles, contra el modesto Qarabag, de Azerbaiyán, y se mantiene sin victorias tras tres presentaciones en la competición ocupando la tercera colocación en el Grupo C detrás del Chelsea y la Roma.

El equipo de Diego Simeone, que venía de igualar con el Barcelona por la Liga Española, tuvo un pésimo partido y no pudo doblegar a uno de los equipos más flojos del torneo que por otra parte está debutando en esta competición.


A propósito, este equipo guarda una historia particular, dado que fue fundado en 1951, en la ciudad de Agdam, Azerbaiyán. Sin embargo, hace más de 24 años que no juega en su lugar de origen. Es que en 1988 se desató allí una guerra entre Azerbaiyán y Armenia por la disputa del territorio Nagorno-Karabag. Y aunque el conflicto bélico finalizó en 1994, fue el 12 de mayo de 1993 la última vez que el FK Qarabag jugó de local en el estadio Imarat.


Ese día, con los estruendos de la guerra de fondo, el hoy apodado Club de los Refugiados venció al Turan IK de Tovuz. Fue la última vez, también, que Allahverdi Bagirov, por aquel entonces entrenador del FK Qarabag, lo dirigió: tras ese partido, abandonó la dirección técnica y creó una tropa para defender las tierras. Finalmente, murió producto de la explosión de una bomba antitanque.


Desde aquel entonces, Agdam se transformó en una ciudad fantasma donde sólo se pueden observar ruinas. Es por eso que la entidad azerbaiyana vive en el exilio, actualmente asentada en Bakú. Lejos de la ciudad natal y 24 años después de la guerra, el conflicto sigue latente en el Qarabag.