El estadounidense Stephen Curry tuvo este lunes una noche amarga, pese a la victoria de Golden State Warriors ante New Orleans Pelicans por 125-115, en la serie regular de la NBA. La estrella de las últimas temporadas hizo 31 puntos y dio 11 asistencias, pero también tuvo que dejar el campo de juego luego de doblarse el tobillo.

LEER MÁS: Di Palma sufrió un accidente en su avión y salvó su vida de milagro

Una vez concluido el encuentro, Curry acudió a la sala de rayos X para averiguar cómo se encontraba su tobillo derecho. Sin embargo, el equipo californiano respiró aliviado al conocer el resultado de las pruebas posteriores en las que sólo se veía una torcedura de la articulación.

Una acción que el propio jugador catalogó de "innecesaria" y que lo llevó a salir del estadio con la ayuda de unas muletas.

Lo bueno de todo además que, solo necesitará de algunos días de reposo para volver a los rectángulos de juego. La sacó barata...