A los 27 minutos del primer tiempo, Franco Soldano recibió una gran habilitación de Lucas Gamba. El sunchalense paró la pelota y la colocó por encima del arquero César Rigamonti, para abrir el camino de la victoria de Unión, que lo dejó como único escolta del líder Boca.

Inevitablemente, tras la gran definición, la conquista fue comparada con la de Pablo César Aimar, en el Superclásico que en 1999 River le ganó a Boca por 2-0, en el estadio Antonio Vespucio Liberti.

El delantero tatengue sigue dulce en el campeonato, ya lleva cinco goles y es uno de los grandes estandartes de la gran campaña del equipo de Leonardo Madelón, que ya es apuntado como la gran revelación del campeonato.