El balón oficial de la Copa del Mundo de fútbol llegó este miércoles a la Estación Espacial Internacional (EEI) en una nave tripulada rusa Soyuz lanzada hace dos días desde el cosmódromo kazajo de Baikonur.

El Telstar 18, que fue presentado el noviembre pasado en Moscú por el argentino Leo Messi, llegó a la plataforma orbital junto a la tripulación de la nave Soyuz MS-08 con tres tripulantes a bordo, un cosmonauta ruso y otros dos estadounidenses.

Se espera que, una vez en la EEI, ese balón sea el protagonista próximamente de una campaña de promoción del Mundial, aunque se desconoce si llegará a acompañar a los cosmonautas en uno de sus paseos espaciales.

Después, la pelota regresará a la Tierra de la mano del cosmonauta ruso Antón Shkaplerov, que lleva en la plataforma orbital desde finales del pasado año.

El comandante de la expedición, el ruso Oleg Artemiev, sorprendió a todos al anunciar que, "probablemente", ese balón será con el que se dispute el partido inaugural del Mundial que enfrentará a Rusia y Arabia Saudí el próximo 14 de junio.