La temporada futbolística en Inglaterra arrancó este domingo en el mismo escenario en el que cerró la anterior: el icónico estadio de Wembley. Allí, Manchester City, campeón de la Premier League, derrotó al Chelsea, campeón de la FA CUP, y levantó el título de la Community Shield con dos tantos de Sergio Agüero.

El City de Pep Guardiola, con la base que le hizo campeón el pasado curso y con dos años ya de trabajo a sus espaldas, no tuvo excesivos problemas para deshacerse de un Chelsea todavía en construcción, en el que Maurizio Sarri lleva trabajando apenas unas semanas.

Guardiola mantuvo la base del pasado curso, aunque salió de inicio con su incorporación más rutilante, el argelino Riyad Mahrez, y con la perla de la cantera, el inglés Phil Foden. Pero fue Agüero el que decidió.

El argentino decantó la balanza muy temprano, cuando todavía no se había cumplido el minuto 13. Foden atacó la defensa y cedió al Kun en el balcón del área, donde, con todo el tiempo y ante la pasividad de Rüdiger y David Luiz, controló con la derecha, se pasó el esférico a la zurda y superó a su compatriota Caballero con un disparo raso y seco.

El gol 200 del punta con la casaca del City adelantaba a los de Manchester y alejaba del título a los londinenses, que siguen malditos y han perdido sus últimos cinco partidos por la Community Shield -no ganan desde 2009, cuando derrotaron al Manchester United por penaltis-.

El choque, más propio de un duelo de pretemporada, fue un monólogo de los Citizens, que tuvieron ocasiones de sobra para golear. El ritmo fue descrecendo a medida que pasaban los minutos y sólo varias intervenciones de mérito de Caballero evitaron que los de Sarri se marcharan de Wembley con un saco de goles.

Agüero, que poco antes había marrado incomprensiblemente un mano a mano, sentenció el partido en el minuto 58, cuando recibió un pase entre líneas de Bernardo y batió con un derechazo por bajo a Willy. Así, de la mano del Kun, el City festejó por primera vez en la temporada