Almagro llegó al 30 de abril con las mayores posibilidades de ser el único ascendido de manera directa a Primera División, apenas a pocas semanas de tener en el cargo al santafesino Sebastián Battaglia.

Pero ese empate 0-0 en Madryn frente a Brown, más el triunfo de Aldosivi 2-0 ante Estudiantes de San Luis determinaron un desempate entre el Tricolor y el Tiburón por haber acumulado ambos 41 puntos.

El partido para definir el campeón de la B Nacional se disputó el viernes 4 de mayo en el estadio Julio Humberto Grondona de Arsenal. Y allí los marplatenses se encargaron de darle un nuevo cachetazo al batir 3-1 a la formación del ex-jugador de Boca y volver a la máxima categoría.

Con poco tiempo para asimilar el golpe, Almagro debía enfrentar como local al debutante Agropecuario de Carlos Casares, sabiendo que un empate lo ponía en semifinales. Pero fue derrota 2-0 y el fin de un sueño que terminó en pesadilla.

Exactamente a una semana de aquella oportunidad perdida frente a Aldosivi la dirigencia de Almagro confirmó que Battaglia puso punto final a su ciclo en Almagro de común acuerdo, con lo cual su primera experiencia, fugaz y corta, no terminó de la mejor manera.