Ovación
Miércoles 30 de Mayo de 2018

"El rugby fue la puerta de entrada"

Lo aseguró Federico Gallardo, autor del libro que narra la historia de Los Espartanos, que es el equipo que funciona en la Unidad Penal 48 de Buenos Aires, y que ha ayudado a bajar la tasa de reincidencia de los privados de su libertad.

No permanecer caído es un libro que fue presentado en nuestra capital. Se trata de la historia de los Espartanos, que es el equipo de rugby de la Unidad Penal número 48 de la provincia de Buenos Aires.
Para ello estuvieron en Santa Fe, Ezequiel Baraja y Federico Gallardo, quienes en la sede la librería Pablo VI, contaron con lujo de detalles como fueron los comienzos de esta loable iniciativa. El creador de Los Espartanos fue Eduardo Oderigo, abogado penalista, y ex jugador de rugby, quien puso el primer granito de arena en 2004.
"Estamos muy contentos por la repercusión en Santa Fe, estuvimos en dos colegios y ahora en la librería, y es una buena sensación. Nos escucharon algo más de 600 chicos, de los últimos años del colegio secundario, que es una edad fundamental. Creo que es la generación que va a cambiar el mundo, porque se comprometen con el otro mucho más que en otras generaciones", le dijo Gallardo a Ovación.
"Los Espartanos es una fundación que se dedica a través del rugby, la espiritualidad, la educación y el trabajo de bajar la reinsidencia de las personas privadas de su libertad. En la provincia de Buenos Aires hay una reincidencia mayor al 65 por ciento, y en los Espartanos, baja al 5 por ciento. Así que en esa estadística se ve que el laburo que se hace es tangible" señaló sobre que es Espartanos.
Sobre como fue que el deporte de la pelota ovalada se comenzó a entrenar en el penal, explicó que "El rugby fue lo que nos abrió las puertas de entrada, ya que estuvimos desde el 2009 al 2013, jugando al rugby, luego el rezo del Rosario, con el tema de la espiritualidad, lo cual sirvió mucho para que los chicos puedan sanarse, puedan pedir perdón a sus víctimas, estar bien con ellos mismos. El rugby, por todo los valores que tiene como deporte, fue la puerta de entrada".


30518 f2 espartanos.jpg


Agregó que "El compañerismo, el sentido de respeto a la autoridad, que no se le puede hablar al referee, entonces no le podés hablar al guardia, y comienzan a ver que lo que el rugby les enseña, a ponerlo en práctica en la vida diaria, y eso es lo más satisfactorio".

Más sensaciones
El autor del libro comentó que "El creador de todo esto es Eduardo Oderigo, y yo llego a Espartanos en 2015. Mi padre iba a rezar todos los viernes, una vez voy con él al penal, y lo que ví me transformó, me cambió la vida. Me día cuenta de la cantidad de cosas que tuve gratuitamente, desde la educación, pasando de una familia unida, mis hermanos, mis amigos, todo lo que recibí, cosa que ellos no recibieron mucho".

30518 f3 espartanos.jpg


"Cuando ví esa obra, todo lo que se hacía con los internos, yo soy licenciado en comunicación, empecé a comunicar todo lo que se estaba haciendo, a través de las redes sociales, la web y demás, y un poco termina con el libro, que es la frutilla del postre", expresó el autor de No permanecer caído.
Finalmente, sostuvo que "Estuvimos en Mendoza, en la Feria del Libro de Buenos Aires, la repercusión es muy buena. Un libro tiene una tirada por edición de dos mil ejemplares, nosotros vamos ocho meses, y ya sumamos unos ocho mil. Creo que el tema es muy interesante, la gente se mete a conocer un mundo diferente para todos" "yo mismo antes de entrar decía, que se pudran todos en la cárcel, pero cuando fuí con mi padre, y me acerqué a ese mundo, me dí cuenta que tenía que hacer algo"