Si algo tenía inquieto a Eduardo Domínguez era precisamente la falta de partidos amistosos, ya que Colón había comenzado la pretemporada el lunes 11 de junio y durante ese mes no había jugado un solo cotejo preparatorio.

El sábado 23 de junio tenía pautado enfrentarse a Atlético de Rafaela, pero como consecuencia de la falta de suministro de gas en el estadio por un incendio en la cabina de gas, el mismo fue suspendido. Por lo cual ese problema recién se solucionó la semana pasada y en consecuencia el Sabalero sumó sus primeros minutos de fútbol por la Copa Santa Fe.

De esta manera y con el objetivo de darle rodaje al equipo es que finalmente este martes a partir de las 15 en el Brigadier López Colón estará recibiendo a Atlético de Rafaela a puertas cerradas.Así las cosas, en pocos días el plantel estará disputando dos cotejos que le permitan llegar de la mejor manera a disputar la triple competencia (Copa Argentina, Copa Sudamericana y Superliga).

LEER MÁS ►► El detalle que podría complicar a Colón en la negociación por Gustavo Toledo

Pero además el continuar en la Copa Santa Fe le permite a Domínguez seguir observando a los jugadores dado que Colón se aseguró dos partidos más ante Rosario Central. El primero de ellos se disputará este domingo 15 en el Brigadier López (podría ir a las 16) y la revancha en el Gigante de Arroyito el miércoles 25 en horario a confirmar.

Pero en el medio, de esos dos encuentros, estará el debut por Copa Argentina enfrentando el sábado 21 a Deportivo Morón en el estadio Coloso Marcelo Bielsa a partir de las 20. Y el jueves 2 de agosto será la cita más importante ante el San Pablo en el Morumbí.

De esta manera, el Sabalero llegará al choque con el San Pablo con cinco partidos si se toman en cuenta los tres de Copa Santa Fe, el de Copa Argentina y el amistoso de este martes ante la Crema. Una cantidad respetable de encuentros como para sacar conclusiones y llegar de la mejor forma.