Ovación

El Tata Martino confiado

El técnico de la Selección afirmó que "este grupo de futbolistas no puede terminar su ciclo sin un torneo”. Se viene la Copa América de Chile en 2015.

Martes 23 de Diciembre de 2014

Se cierra un 2014 histórico para la selección argentina. Tras la caída en la final de la Copa del Mundo de Brasil en tiempo suplementario ante Alemania, el equipo de Alejandro Sabella quedó en el segundo escalón del planeta, espacio que ratificó en el ranking que otorga la FIFA de manera mensual en la última puesta en escena, en diciembre. Ahora bajo la tutela de Gerardo Martino, el actual entrenador del combinado nacional, el DT redobla la apuesta y adelanta que ganarán algún título.

"La obligación de ganar en la selección argentina existió toda la vida, aunque a lo largo de la historia no siempre se correspondió con la plantilla. Sin embargo, este grupo de futbolistas no puede terminar su ciclo sin un título. Esta generación tiene que ganar algo porque tiene los futbolistas para hacerlo", aseguró el Tata a días de que se baje el telón de este 2014 y se ponga en marcha un 2015 lleno de desafíos entre los cuales se destaca: la Copa América de Chile.

Luego entregó los pasos a seguir para el año venidero: "Lo principal, en la previa, es ratificar la forma y el estilo de juego, algo que en estos seis meses sólo se ha podido trabajar en 30 días durante las tres giras que emprendimos. El grupo estaba conformado y sigue funcionando muy bien de un trabajo heredado del cuerpo técnico anterior. Entonces lo que pretendemos es darle una impronta de juego propia. Nuestro análisis es del día a día. Si hay necesidad se viajará a Europa, pero hoy hay diferentes formas de comunicación para analizar la evolución de cada jugador. Lo más trascendental es mantener en este tiempo donde lo primordial es el trabajo en los clubes, refrescar los conceptos del juego de la Selección para poder retomarlos cuando nos volvamos a encontrar".

En otra parte de la entrevista concedida a EFE, el Tata reconoció que su mayor temor tiene que ver con las dolencias que puedan sufrir sus jugadores: "A mí las lesiones de los futbolistas que estamos siguiendo es lo que más me duele porque viene pasando desde mi segunda convocatoria. Por ejemplo, nos amargaron mucho las lesiones de referentes como el Kun (Sergio Agüero) y de Ángel (Di María), pero también nos preocuparon los inconvenientes físicos de (Mateo) Musacchio y (Santiago) Gentiletti", admitió.

"El diálogo pretendo mantenerlo con la mayoría de los futbolistas de la Selección. Evidentemente, con Lionel Messi y Javier Mascherano, con un trabajo juntos previo, nos ha acortado el tiempo de conocimiento. Y eso nos hace más fácil hablar con ellos de las cuestiones del juego y del funcionamiento del equipo. Siempre es una ventaja, que también me pasó en Paraguay con cinco o seis jugadores que ya había dirigido antes de desembarcar en la selección. También es una ventaja que venga (Nahuel) Guzmán, (Santiago) Vergini o (Leonel) Vangioni, con los que también compartí un año y medio de trabajo en Newell's. Es muy común en los seleccionadores como lo hizo Alejandro (Sabella) con los futbolistas de Estudiantes", cerró el Tata en referencia a aquellos jugadores que ya tuvo bajo su ala en algún conjunto.

¿Te gustó la nota?