El 16 de septiembre del 2006, Colón y Vélez disputaban la séptima fecha del Torneo Apertura. En ese momento, el Sabalero llevaba una ventaja de 1 a 0 con gol del volante por izquierda, Sebastián Malandra.

El partido marchaba con normalidad hasta que en el minuto 42°, un hincha que se encontraba en la platea este arrojó un proyectil que impactó en la sien del línea, Horacio Herrero.

Al ver esa situación, el juez del partido, Saúl Laverni decidió interrumpir el juego mientras que en la tribuna un grupo de hinchas intentó linchar al agresor de Herrero por lo que la fuerza policial debió intervenir y a su vez arrestarlo.

Minutos después, Laverni ordenó que el partido se suspenda. "Ustedes están viendo lo mismo que yo... Listo, no se habla más", le dijo en ese entonces a los jugadores de Colón que pedían que el partido continúe.

El partido volvió a disputarse el 25 de octubre, un mes después, en el mismo estadio. Allí el club del sur de la ciudad logró mantener el resultado con el gol que marcó Malandra a los 15 segundos de comenzado el partido que había sido suspendido.

Vale recordar que aquel partido suspendido, se jugaba en un momento en que Colón necesitaba los tres puntos luego de una pobre campaña.