Ovación

En la casa del gol

Luego de haber logrado su séptimo ascenso al fútbol grande de la Argentina, el atacante Claudio Guerra le abrió las puertas de su hogar a Ovación y compartió otro momento emotivo junto a su familia

Domingo 16 de Noviembre de 2014

Después de lo que fue el tan merecido ascenso a Primera División, el delantero y artillero del plantel Tatengue, Claudio Rubén Guerra, recibió ayer por la tarde a Ovación en su casa para describir lo que fueron las últimas horas luego de una nueva y contundente victoria ante Temperley por 2 a 0, en el estadio 15 de Abril.

“Todavía no puedo creer lo que estoy viviendo, lo que nos pasó a todos los muchachos fue algo increíble y no tengo dudas de que nos merecíamos festejar como lo hicimos, pero también sabemos que nos costó mucho llegar a lograr esto... hubo momentos complicados y siempre supimos manejarnos, estoy muy feliz y cada vez que hablo de todo lo que todavía estoy viviendo me emociono”, contó el “Poeta del Gol” al costado de la pileta que tiene en su hogar.

Y justamente, su círculo íntimo también fue tal vez la parte más importante a mediados de año para que Guerra vuelva a la Avenida López y Planes.

“Veo la felicidad que hay en mi casa, y me acuerdo de cómo arrancó la posibilidad de ponerme otra vez la camiseta de Unión. Gracias a ellos y a las ganas que tenía de volver a este club, es que se dio todo. Está claro que no todo pasa por la plata, el fútbol tiene cosas feas y momentos hermosos... este es uno de ellos y más porque veo cómo están todos mis seres queridos, todos sufren por el Tate porque son fanáticos, así que más no puedo pedir, si ellos están alegres, cómo pensás que puedo estar yo, que también aprendí a querer estos colores”, y nuevamente se le quebró su voz al futbolista cuando se le escapó una sonrisa a su hijo de dos años y cinco meses, Andrés. 

Obviamente sin dejar de lado la mirada emocionada de su señora Fernanda, santafesina y fanática del Rojiblanco, como todo su entorno.

—Uno que te conoce hace muchos años, sabe que tus hijos son todo.

—Es cierto, yo por ellos doy la vida. Son lo más lindo que cualquier padre puede tener y querer, como es compartir muchos momentos con ellos, más allá del fútbol también. Así que uno siempre se crió con los valores bien claros y la familia y los hijos está por encima de todo.

—El entorno es clave.

—Eso seguro, son los que están cerca para bancarse todo, pero gracias a Dios hoy están todos felices porque Unión es de Primera, tienen el derecho a seguir festejando algo que todos soñamos, pero ya cuando arranquemos la semana, la mente deberá estar en el partido contra Huracán.

Aunque fue complicado hablar en su casa de lo que le falta por jugar al equipo, el actual artillero del certamen de ascenso fue contundente. “El primer objetivo nuestro era poner a la institución en Primera y ya lo logramos, ahora estamos festejando algo que conseguimos dentro de la cancha y con mucho esfuerzo, pero nosotros queremos ser los mejores de la categoría, por eso vamos por todo... queremos terminar el año siendo el mejor equipo de la Primera “B” Nacional y sabemos que no nos falta mucho, por eso no podemos relajarnos”.

—¿Se viene otro festejo si logran eso, antes de fin de año?

—Y porqué no, ya dimos el primer paso que era ascender y nuestra meta es ser los número uno del torneo y nos quedan tres partidos en donde vamos a ir a ganar, porque es la mentalidad que tiene este plantel... no solo quienes nos tocó entrar a la cancha sino todo el grupo, que es bárbaro.

Luego de la última frase, llegó el final de la nota, con Claudio Guerra, un tipo familiar ciento por ciento.

Por Claudio Cáplan / ovacion.santafe@uno.com.ar

¿Te gustó la nota?